Así debes actuar si tu hijo tiene fiebre

Si tu hijo tiene fiebre, hay ciertas cosas que puedes hacer que le beneficiarán y otras que debes evitar para no empeorar la situación.

Cuando tu hijo tiene fiebre es lógico que te preocupes e intentes bajársela, pero puedes tomar decisiones equivocadas como abrigarle mucho o salir corriendo a urgencias, lo mejor en estos casos es mantener la calma.

La fiebre no es una enfermedad en sí misma, sino que se trata de un mecanismo de defensa del cuerpo del niño ante determinadas infecciones que puedan tener, como la gripe, catarros o laringitis.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Según la Dra. Judit Calpe, directora médica y doctora de Medicina Familiar de mediQuo (una app de chat médico 24 horas, los 7 días de la semana),“para comprobar si tiene fiebre hay tomar la temperatura en la axila. Si está por encima de 38 grados centígrados y el niño no vomita, se le puede dar un antitérmico recomendado por un especialista de forma oral, por ejemplo, paracetamol. Si lo devuelve antes de 15 minutos, hay que repetir la dosis”.

Para bajar la fiebre es importante mantener el ambiente de su habitación fresco, no abrigar en exceso al pequeño y darle de beber mucho líquido para que esté bien hidratado. Nunca hay que bañarle, ponerle paños fríos o darle friegas de alcohol o similares, pues con la diferencia brusca de temperatura resultará desagradable y, además, perjudicial para el pequeño.

No siempre es necesario que el niño sea examinado por un médico por el hecho de tener fiebre, la especialista en Medicina Familiar de mediQuo expone los casos en los se debe visitar al pediatra o acudir a urgencias.

Veremos al pediatra cuando:

  • El niño permanezca con fiebre más de 48 horas.
  • Si la infección que causa la fiebre (gripe, catarro, laringitis) no mejora, es que lo vea el pediatra y le recete la medicación que corresponda.
  • Si no tolera los líquidos. La fiebre puede provocar deshidratación y conviene que lo vea el pediatra.
  • Si tiene manchas en la piel, ya que puede ser una enfermedad más grave como la varicela o el sarampión.

    Iremos a urgencias si:

    • El niño es menor de tres meses.
    • Si la fiebre no desaparece y tiene diagnosticada alguna enfermedad crónica grave.
    • Si tiene convulsiones o desmayos.
    • Si respira con dificultad.
    • Si está todo el rato durmiendo y le cuesta despertarse.
    • Si le salen manchas rojas en la piel que no desaparezcan al estirarla.
    • Si tiene el cuello rígido.
      Publicidad - Sigue leyendo debajo

      Es normal que nos preocupemos si nuestro bebé se encuentra mal, pero lo más aconsejable, aunque parezca complicado, es mantener la calma. Tu hijo notará tu estado de ánimo y si estás nerviosa no le beneficiará. Toma las riendas de la situación y sigue estos consejos para conseguir que todo vaya a mejor y que tu bebé se recupere lo más pronto posible.

      Y además...

      La fiebre en los bebés

      Publicidad - Sigue leyendo debajo
      Más de Actualidad