España, el país de la Unión Europea con menos hijos por mujer

Cada española solo tiene 1,34 hijos.

Eurostats, la oficina estadística de la Unión Europea indica que España es el país de la UE con menos nacimientos por mujer, con la baja cifra de 1,34 hijos por cada española frente a los 1,6 de la media europea y todavía más lejos de los países punteros, como Francia, Suecia o Irlanda, donde superan la cifra de 1,8, según los últimos datos recopilados a lo largo de 2016.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Otro dato que pone en evidencia a la tasa de natalidad española es que posponemos mucho la edad para tener hijos. En España, las madres primerizas dan a luz con 30,8 años sólo superados por Italia que lo hacen a los 31 mientras que la media europea es de 29 años. También destaca que ocupamos un lugar prioritario en la llamada maternidad tardía: un 6,6 % de las mujeres de nuestro país dan a luz pasados los 40 años.

En estos datos influye claramente lo difícil que resulta muchas veces compaginar una carrera profesional con la maternidad y no debemos obviar que la infertilidad también tiene un importante papel en el cambio demográfico al que estamos asistiendo en nuestro país, que cada vez se retrasa más la llegada del primer hijo. El número de parejas que recurren en España a la reproducción asistida es cada vez mayor y los niños nacidos utilizando estos métodos suponen ya el 10% del total.

Fulvia Mancini, directora médica de Clínicas Eva, considera fundamental que la mujer pueda realizarse un estudio de fertilidad para conocer sus posibilidades de quedarse embarazada.

Independientemente de las enfermedades propias de cada sexo, como la endometriosis en las mujeres o el varicocele en los hombres, existen diversos factores que pueden afectar a ambos sexos y que es necesario tener en cuenta:

  • Calidad de la alimentación. La vitamina D ayuda a la implantación embrionaria, por lo que cuando hay menos exposición al sol es necesario comer alimentos ricos en la misma como el salmón, el atún, el tofu, la leche de soja, los cereales, la leche y el yogur. En los hombres se recomiendan alimentos antioxidantes que ayudan a mejorar la movilidad del esperma como los arándanos, los frutos secos, los cítricos, las sardinas, las uvas y las legumbres.
  • El tabaquismo. La nicotina influye de forma negativa en la calidad de los óvulos y dificulta la implantación embrionaria en las mujeres. En los varones puede afectar a la movilidad del esperma.
  • Agentes contaminantes. Cesar Lizán, también Director Médico de Eva, llama la atención sobre la incidencia de agentes contaminantes que pueden ser peligrosos para la fertilidad, alertando sobre algunas sustancias como pesticidas, plásticos, productos químicos y combustibles.
  • El estrés. Otro factor que afecta a la fertilidad, sobre todo en el caso de las mujeres es el estrés, ya que puede producir cortisol, una hormona que inhibe la liberación de otra hormona, la LH (hormona luteinizante), que es la que descarga la ovulación. En mujeres muy estresadas pueden aparecer trastornos de la ovulación que pueden llegar a la desaparición de la menstruación.
  • También hábitos con el consumo de alcohol, medicinas, algunas prácticas deportivas y la edad son factores que debemos tener en cuenta.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    A la vista de todos estos factores, lo lógico es pensar en la posibilidad de preservar la fertilidad, hoy en día esto es posible gracias a la criopreservación de semen en los hombres o a la vitrificación de óvulos en las mujeres. Esta última práctica se utiliza en muchos casos para luchar contra el reloj biológico. La Doctora Mancini explica que la reserva ovárica de la mujer va disminuyendo con la edad, alcanzando un nivel crítico a partir de los 35 años. Si por cualquier causa la mujer piensa que puede necesitar retrasar la edad para ser madre, lo indicado es la congelación de los óvulos para evitar problemas futuros. Los especialistas aconsejan realizar esta preservación a partir de los 20 años, que es cuando los óvulos son de mejor calidad. De esta forma no será necesario acudir a óvulos de donantes para ser madre y además, se disminuyen las probabilidades de aborto o enfermedades del bebé por alteraciones ligadas a la edad de la madre.

    En todo caso, siempre es positivo conocer la reserva ovárica pues cada mujer tiene sus propias particularidades. Lo ideal sería, como indica la doctora, que la mujer pueda realizar a edades tempranas un estudio de fertilidad para saber si va a tener problemas para concebir en el futuro. En algunos centros, como Clínicas Eva, ya se están implementado de forma gratuita estos estudios.

    ADEMÁS... A los 30 años la fertilidad en las mujeres cae un 30%

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Actualidad