El 38% de los casos de asma infantil se deben a la contaminación

Descubre las medidas que podemos tomar para reducir este alto porcentaje de asma infantil.

Según un estudio realizado por el Instituto de Salud Global de Barcelona y el Institute for Transport Studies de Leeds en Reino Unido publicado recientemente en la revista “Environment International”, el 38% de los casos de asma infantil son consecuencia de la contaminación atmosférica.

El estudio se ha realizado en la ciudad de Bradford (Reino Unido), que se encuentra entre las más desfavorecidas del país y con una población multiétnica de 520.000 habitantes en la que existe una incidencia del asma infantil superior a la media de las ciudades británicas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El equipo de investigación ha utilizado datos correspondientes al tráfico, emisiones, dispersión atmosférica e incidencia del asma en los niños de Bradford para trazar el impacto que la contaminación del aire, con especial atención a los óxidos de Nitrógeno, tiene en la salud infantil.

La conclusión es que la contaminación atmosférica puede considerarse responsable del 38% de los casos de asma infantil en la ciudad. El tráfico de vehículos sería directamente responsable del 24% de los casos.

Haneen Khreis, investigadora de ISGlobal y del Institute for Transport Studies y autora principal del estudio, ha explicado que “las tasas de casos de asma infantil en Bradford son más altas que la media del Reino Unido, al igual que los ingresos hospitalarios por urgencias de niños asmáticos menores de 16 años” y ha recordado que “investigaciones previas de nuestro equipo demostraron que los niños y niñas expuestos a altos niveles de contaminación del aire procedente del tráfico tienen un mayor riesgo de desarrollar asma”.

En consecuencia, estamos ante un problema que puede subsanarse, en parte, a través de la prevención. Es decir, reduciendo la contaminación del aire mejoraremos ostensiblemente la incidencia del asma infantil entre la población. Reducir la densidad de tráfico de vehículos, alejar las rutas peatonales de las carreteras y restringir las emisiones que no provienen de los coches (como las calefacciones) serán un buen comienzo para conseguir un mundo más saludable.

Mark Nieuwenhuijsen, director de la Iniciativa de Planificación Urbana, Medio Ambiente y Salud de ISGlobal, ha subrayado que “los casos de asma infantil han aumentado constantemente desde la década de 1950. El progreso futuro con el asma infantil requiere un enfoque que no se limite a controlar y tratar la enfermedad y vaya hacia su prevención, comenzando por la reducción de la contaminación del aire relacionada con el tráfico”.

ADEMÁS... Claves para afrontar las alergias respiratorias en niños

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad