Los deportes que debes evitar para no dañar tu suelo pélvico

La incontinencia es un problema que afecta a muchas mujeres, sobre todo después del parto. Descubre qué deportes debes evitar si este es tu caso y qué ejercicios te vienen bien para paliarlo.

Ya es primavera y es un buen momento para que nos animemos a practicar deportes al aire libre. De hecho, en esta época proliferan las carreras benéficas cada vez más frecuentadas.

La realización de deporte al aire libre, individual o en grupo, es una actividad muy agradable y una muy buena alternativa para ponernos en forma. Ahora bien, aunque el deporte es beneficioso para la salud, hay que tener en cuenta que la práctica de deportes de alto impacto puede afectar a nuestro suelo pélvico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El suelo pélvico es una serie de músculos que se extienden desde la parte delantera de la pelvis hasta el coxis, sostienen la vejiga, el intestino y el útero dentro de la pelvis. La función de estos músculos es primordial para el bienestar de la mujer, ya que son indispensables para el control del esfínter urinario y anal. Durante el embarazo ayudan a soportar el peso del bebé y colaboran eficazmente a empujar a este a través de la vagina durante el parto.

Intimina, una compañía que ofrece una gama de productos para cuidar la salud íntima femenina, enumera algunos deportes que pueden afectar a la musculatura del suelo pélvico, debilitándolos, y ofrece algunos consejos para evitar posibles patologías.

En concreto, el running, aeróbic, el tenis, el pádel, la equitación, el baloncesto, el esquí o la halterofilia, provocan una presión sobre el suelo pélvico que afecta a la zona perineal, lo que puede derivar en pérdidas de orina. Lo conveniente es limitar su práctica cuando aparezcan síntomas de incontinencia, lo que se conoce como incontinencia del esfuerzo.

Los ejercicios de Kegel, una buena solución

Esto no significa que tengamos que dejar de practicar estos deportes. No olvidemos que hacer ejercicio físico mejora nuestra salud cardiovascular, mantiene los músculos tonificados y las articulaciones fuertes, además de mejorar nuestro estado de ánimo. Por lo que si aparecen síntomas de incontinencia lo que tenemos que hacer es espaciar su práctica y alternarlos con otro tipo de rutina: los ejercicios de Kegel.

Se trata de una rutina creada por el Doctor Arnold Kegel en 1940, que consiste en contraer los músculos del suelo pélvico hacia arriba y hacia adentro durante cinco segundos respirando suavemente y relajarlos durante otros cinco segundos, repitiendo el ejercicio durante cinco minutos al día. De esta forma es posible prevenir y superar la incontinencia urinaria, recuperarse después del parto e, incluso, mejorar las sensaciones durante las relaciones sexuales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para practicar estos ejercicios de forma correcta y obtener los máximos beneficios, debemos contar con ejercitadores o especialistas que nos ayuden a realizarlos correctamente. La Rutina de Kegel Laselle de Intimina cuenta con tres esferas de diferentes pesos, 28, 38 y 48 gramos, que proporcionan la cantidad justa de resistencias para mejorar la fuerza del suelo pélvico y asegurar la correcta realización de la técnica.

Asimismo, el KegelSmart de Intimina permite un entrenamiento más a fondo. Se trata de un dispositivo innovador e inteligente que reconoce la fuerza de la musculatura hasta cinco niveles de débil a fuerte, cada uno con una rutina de ejercicio con el ritmo y la duración adecuados a cada nivel.

Descubre cuál es tu nivel y qué tipo de ejercicios necesitas para paliar la incontinencia. Olvídate de este problema y disfruta de tu rutina diaria sin contratiempos innecesarios.

ADEMÁS... Cómo fortalecer el suelo pélvico

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad