Huevos de Pascua: una tradición muy divertida

Así puedes disfrutar en familia de la famosa tradición de los huevos de Pascua.

El huevo es un símbolo de nacimiento y fertilidad. En la antigüedad, se asociaba con el retorno a la vida y este es el motivo por el que durante los primeros días de primavera se intercambiaban huevos coloridos. Igualmente, entre los cristianos, durante la celebración de la Pascua, palabra que significa resurrección, se forjó la tradición de regalar huevos como representación de la vuelta a la vida de Jesús.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Es una costumbre muy antigua que se daba entre los pueblos del Mediterráneo, Oriente y Este de Europa. En España es en las zonas de Cataluña y Valencia donde la tradición está más arraigada.

En los siglos XVIII y XIX, con los avances en la preparación de chocolate, se empezaron a preparar los huevos con este dulce y, posteriormente, en la segunda mitad del siglo XX, los maestros chocolateros empezaron a realizar figuras más sofisticadas. Son las monas de Pascua en las que no hay más límite que la imaginación para realizar auténticas obras de arte.

Asimismo, existe una ilusión por parte de los niños de que durante el Domingo de Pascua llega el conejo de Pascua y esconde los huevos para que ellos los busquen. Es un personaje similar a Papa Noel en Navidad.

Cómo decorar los huevos de Pascua

En estas fechas podemos aprovechar para entretener a nuestros hijos animándolos a decorar los huevos durante las vacaciones escolares de Semana Santa, una actividad que, además de divertirlos, les ayudará a desarrollar se creatividad. Como colofón, el Domingo de Pascua podemos preparar una fiesta en la que nosotros escondamos los huevos y ellos tengan que jugar a buscarlos.

Para decorar los huevos, podemos optar por cocerlos en agua hirviendo hasta que estén duros o vaciarlos antes de pintarlos. La segunda opción lleva un poco más de trabajo, pero podremos guardar como recuerdo los más bonitos o los que mayor ilusión hayan producido en nuestros hijos.

Para pintarlos tendremos que tener preparados pinceles gruesos y finos, pintura y cinta adhesiva. Colocaremos la cinta adhesiva en el huevo para crear las líneas o dibujos que se hayan pensado, luego se pintará cada espacio con el color elegido sobre el huevo, se dejará secar la pintura y se retirará con cuidado la cinta adhesiva. Con el pincel fino se retocan los bordes para que quede como habíamos imaginado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

También se pueden utilizar rotuladores permanentes para hacer caras o decorar los huevos de pascua con los personajes favoritos de nuestros niños o comprar o preparar figuras de papel con flores, estrellas o cualquier otra forma y pegarlas sobre el huevo.

Si os gusta el washi tape (cinta decorativa), podemos utilizarlo para decorar los huevos. En este caso, podemos pintar los huevos y después colocar algunas líneas. Los diseños son libres y la imaginación el techo. Se trata de que los niños se diviertan y desarrollen su creatividad.

Jugar a buscar los huevos de Pascua

Cuando llegue el Domingo de Pascua puedes organizar una fiesta con tus hijos y sus amigos para esconder los huevos. Puedes hacerlo en el interior de la casa o, si es posible y el tiempo acompaña, en el jardín o en un algún parque cercano.

Según el número de niños, es posible que necesites ayuda. Es importante que los niños no vean dónde los escondes para que resulte verdaderamente divertido. Puedes ocultar los huevos la noche anterior o mantener a los niños entretenidos mientras lo haces.

En todo caso, es importante que los escondas en sitios dónde los niños no corran peligro. Anota dónde los has escondido y prepara pistas para poder dirigirlos cuando comience el juego. Delimita bien el espacio en el que puedan jugar, ya sea en el interior de la casa o en el exterior.

Una opción es convertir la búsqueda de huevos de pascua en la búsqueda del tesoro, dándoles pistas para que localicen el primero y dejando pistas en cada uno de ellos que les permita localizar el siguiente.

Para motivarlos puedes establecer premios: chucherías, juguetes pequeños, etc., para los que los encuentren primero o para los que más encuentren. En todo caso, para evitar celos y un mal sabor de boca, todos los niños deben recibir su recompensa por el esfuerzo realizado. Prepárate para un día inolvidable.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad