Consejos para evitar que tu hijo se pierda

Aunque ya sabemos que tenéis los cinco sentidos puestos en vuestro pequeño, nunca está de más tener también en cuenta estos consejos.

Lo mejor que podemos hacer como padres para evitar que nuestro hijo se pierda, además de tenerle controlado en todo momento, es prevenirle sobre las consecuencias que esto puede conllevar. Pero como siempre hemos de estar preparados, te brindamos una serie de medidas que puedes llevar a cabo para que no se pierda o bien para que sepa actuar en caso de que se desoriente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Más vale prevenir...

Una de las claves más importantes es que nuestro hijo sepa cómo localizarnos, ya sea a través del número de teléfono o de la dirección de casa. Es necesario que pongamos todos nuestros esfuerzos en que se aprenda estos datos, o que le facilitemos algún artículo en los que los pueda mirar en caso de que los necesite: una tarjeta, apuntarlos en el brazo, en sus prendas… Un método muy práctico para lograr que nuestro hijo memorice sus datos básicos es a través de un juego, con recompensa incluida.

Para evitar que podamos perderle de vista, es recomendable que lo vistamos con ropas de colores chillones, para así poderle localizar aunque esté lejos. Muy en la línea de esta medida, podemos comprarle, si es posible, un globo de color y atárselo a su muñeca. Es otra forma de poder identificarle a golpe de vista.

Es necesario no dejarle a su libre albedrío en lugares muy concurridos, ya que en ellos hay mayores posibilidades de que pueda perderse y, cuando el niño sea más mayor y tenga más independencia, fijar un lugar de encuentro perfectamente identificable.

Enséñale a desconfiar de los extraños. Para evitar que nuestro hijo caiga en la trampa de alguien que no conoce, debemos concienciarle para que no mantenga conversaciones con desconocidos, ni acepte regalos ni proposiciones de nadie que no haya pasado por nuestro filtro. Y por supuesto, si en algún momento alguien le hace sentir incomodo o ve que le miran demasiado, que nos lo comunique.

Si a pesar de nuestros esfuerzos nuestro hijo se pierde, es imprescindible que sepa a quién debe acudir para pedir ayuda. Hemos de concienciarle de que en caso de desorientación, localice a personas con uniforme, como un policía, un guardia de seguridad, personal de información… o en su defecto, que pida ayuda a madres con niños pequeños.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Una curiosidad: pulseras identificativas

Los niños pequeños están en constante movimiento: juegan, saltan, se tiran al suelo… esto puede derivar en que, si hemos optado por darle una tarjeta con sus datos identificativos o se los hemos apuntado en el brazo, la pierda o se le borre por el roce. Para prevenir estas situaciones, podemos elegir pulseras donde lleven inscrito su nombre y teléfono de alguno de los padres o de ambos. También existen pulseras electrónicas que permiten conocer la ubicación precisa en la que se encuentra nuestro hijo mediante GPS a través de aplicaciones de móvil.

Aunque la principal medida que hemos tomar como padres es no quitarle el ojo de encima, a veces las circunstancias nos complican esta labor. Estas medidas contribuirán a tu estado de alerta constante y te harán sentir más seguro porque, indudablemente, tu hijo lo estará.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad