Un 8 de marzo con mucho que reivindicar

Cada 8 de marzo se celebra el Día de la Mujer. Este año es más visible que nunca, ¿por qué?

La respuesta a la pregunta puede encontrarse en las desigualdades que no cesan entre hombres y mujeres, centradas especialmente en el ámbito laboral, lo que ha hecho que desde distintas organizaciones feministas se haya hecho un llamamiento a una huelga de mujeres en el día de hoy. Los sindicatos CC.OO. y UGT proponen un paro de dos horas, con el lema "Vivas, libres, unidas por la igualdad".

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La igualdad de derechos entre hombres y mujeres está expresamente recogida en nuestra Constitución (artículo 14), pero la realidad de las cifras confirman que las mujeres nos encontramos con numerosos techos de cristal (por no hablar de situaciones cotidianas más o menos graves de machismo en todos los ámbitos de nuestra vida). Así, como señala el nuevo informe "Brecha salarial y techo de cristal", elaborado por los Técnicos de Hacienda (Gestha), en todos los sectores laborales estas diferencias de salarios entre hombre y mujeres existe, en perjuicio siempre de ellas. La mayor brecha en términos absolutos se da en las axtividades financieras y aseguradoras donde a pesar de que las mujeres reciben sus mejores sueldos medios tendrían que cobrar casi un 51% más para equiparar su salario con el de sus compañeros hombres. La mayor brecha en términos relativos se encuentra en el sector primario (agricultura, ganadería, pesca), donde asciende al 64% y la que afecta a un mayor número de mujeres trabajadoras supera el 22% y se produce en el sector de servicios sociales (educación, sanidad, administración pública...).

Con estos datos tan desoladores llega otro igualmente lamentable: casi el 60% de mujeres en nuestro país renuncian a sus carreras profesionales al ser madres. No por gusto en la mayoría de los casos, sino por imposibilidad de compatibilizar ambas responsabilidades. Relacionado con este tema es el gasto que el Estado destina a medidas de protección social específia para familias y menores: 300 euros por habitante en 2015. Para establecer una comparativa, en Francia esta cantidad supera los 1.000 euros por habitante y en los países escandinavos se sitúa en los 1.500 euros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo mejorar la conciliación laboral y familiar?

Hay varias medidas claras para impulsar la igualdad real entre hombres y mujeres en nuestra sociedad y muchas pasan por conciliar trabajo y familia. Estas medidas, que ya se están poniendo en práctica en otros países de nuestro entorno, serían de gran ayuda:

* Fortalecer las políticas familiares y de bienestar social. Las mujeres tienen un riesgo mayor de sufrir dependencia económica, violencia de género, pobreza... Potenciar los servicios sociales para atender sus necesidades es básico.

* Potenciar la igualdad laboral-familiar entre hombres y mujeres con medidas reales. Entre ellas, igualar el permiso de paternidad con el de maternidad, aumentar la flexibilidad de horarios, fomentar el teletrabajo... Algunos informes indican que en 2020 el 60% de los empleados trabajará en remoto en el mundo, aunque en numerosas empresas de nuestro país esta tendencia se ve aún lejana.

* Tomar medidas para evitar la discriminación por género en los procesos de selección de trabajo. Por ejemplo, con "currículums ciegos" y entrevistas cerradas con preguntas estandarizadas.

* Educar en la igualdad. Probablemente la medida más importante de todas y la que más favorecerá a nuestra sociedad a largo plazo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad