Los niños hindúes cambiados al nacer: la increíble historia de las familias Boro y Ahmed

Es prácticamente imposible que suceda en España, pero en la India, dos bebés fueron cambiados en el hospital tras su nacimiento. Te contamos cómo sus padres se dieron cuenta y lo que sucedió con los niños.

La historia de estas dos parejas de la India parece sacada de una película para la televisión. Sus hijos fueron cambiados tras su nacimiento, pero aunque un tribunal ha dictaminado que efectivamente las pruebas de ADN son claras, las familias han preferido quedarse con el niños que biológicamente no es suyo pero que han criado desde su nacimiento.

En marzo de 2015 una familia musulmana dio la bienvenida a un nuevo miembro, pero cuando Salma Parbin tuvo en sus brazos a su hijo se dio cuenta en seguida de que ese niño no era el suyo. La mujer no dijo nada hasta pasada una semana. "Mi esposa comenzó a decir que el bebé no era nuestro una semana después de su nacimiento. Ella afirmaba que sus rasgos no eran los nuestros si no los de las tribus Bodo", dijo el profesor de secundaria Sahabuddin Ahmed. En un principio, su marido no la creyó. Pero, a los tres meses, pensó que su mujer podría tener razón y las sospechas llevaron a una reunión con los responsables del hospital donde el niño nació.

Al principio, nadie les creyó, e incluso, llegaron a decirles que era una locura, pero su perseverancia les llevó a descubrir la verdad. Al mes de nacer su hijo, Ahmed presentó una solicitud de derecho a información para conocer los detalles de todas las personas que dieron a luz en el hospital de Mangaldoi ese día de marzo. "Los registros mostraron que otro bebé nació en el momento en el que mi esposa dio a luz”, dijo.

Según informa Manoramaonline, aquel mismo día, en el hospital civil de Mangaldoi en el estado nororiental de Assam, el mismo en el que Salma había parido, otra mujer también dio a luz a un niño. Pertenecía a la tribu Bodo, una comunidad indígena con una forma de ojos parecida a la de los tibetanos. "El apellido de la madre era Boro, un nombre alternativo para la gente de Bodo".

Ahmed se atrevió a ir hasta dos veces hasta la aldea donde vivía la otra familia, pero no fue hasta la tercera cuando se atrevió a exponer sus dudas a través de una carta. "Mi esposa cree que nuestros hijos han sido intercambiados", escribió. "Si tienes la misma sensación, póngase en contacto con nosotros".

Anil Boro, que así se llama el padre del otro niño, los invitó a su casa y les dijo ellos también tenían dudas sobre su hijo. Cuando juntaron a los dos niños, las familias lo tuvieron claro, los niños habían sido cambiados y comenzaron los trámites para solicitar las pruebas de ADN. Sin embargo, ninguna familia quería desprender de los que hasta ese momento tenían como hijos propios. Como los procesos burocráticos han ido lentos y hasta dos años después no han tenido una sentencia del tribunal pertinente, las familias han criado a esos niños como si fueran los suyos.

Ahora, las dos familias han llegado al acuerdo de que los niños se quedarán con quien los ha criado desde su nacimiento y no con sus padres biológicos si la Justicia no pone reparos. "Estamos unidos al niño que hemos criado", dijo Sewali Boro, el padre de uno de ellos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad