¿A qué has renunciado por tu profesión?

Una de cada cuatro mujeres españolas renuncia a tener hijos por su carrera profesional.

La imagen de la mujer, trabajadora y madre en la vida, parece que no pasa por sus mejores momentos. El estudio IESE-Ordesa "Maternidad y Trayectoria Profesional" que analiza los factores que limitan el pleno desarrollo personal, familiar, profesional y social de las mujeres que son madres, revela datos que merecen una profunda reflexión.

Entre ellos:

  • El 53% de las mujeres españolas afirman que ser madre les ha impedido una mayor proyección profesional.
  • Un 57% reconoce que ha tenido que renunciar a un trabajo por no ser compatible con su maternidad.
  • Un 46% confiesa trabajar más duro para compatibilizar su faceta familiar y laboral.
  • La mayoría de ellas (73%) considera que se discrimina a las mujeres por ser madres.

    Por si esto fuera poco: "Las mujeres encuestadas consideran que, aunque trabajen a jornada completa, participan de forma más activa en el cuidado de los hijos y las tareas del hogar que los hombres, lo que supone que acaban realizando una doble jornada.
    Casi el 70% manifiesta tener una sobrecarga de roles profesionales y familiares", señala la profesora Nuria Chinchilla. "De hecho, el micro-machismo, la aceptación implícita de situaciones de desigualdad de la mujer con respecto al hombre en el hogar, es una realidad presente en las relaciones conyugales. El 60% de las participantes indican que su pareja goza de una situación de ventaja en el hogar y el 47% aseguran que ellos no se responsabilizan de los asuntos domésticos."

    Entre las principales demandas que expresa el Estudio IESE-Ordesa se encuentran la posibilidad de contar con unos horarios más racionales,mayor flexibilidad laboral y la revalorización del papel de las familias en la sociedad.
    “La maternidad no puede suponer tener que renunciar al trabajo o a promocionar en la empresa. El Estado es el primero que debe abonar el terreno y quien tiene la capacidad de legislar para establecer mecanismos que eviten discriminaciones” plantea la profesora del IESE Nuria Chinchilla, coautora del estudio, que defiende que “ser un excelente empleado no está reñidocon ser un buen padre o madre, sino todo lo contrario. Trabajo y familia son dos ámbitos vitales que se enriquecen mutuamente”.

    A raíz de las conclusiones del Estudio IESE-Ordesa, los autores proponen una serie de recomendaciones para mejorar la situación de las familias españolas:

    • Volver al huso horario que nos corresponde.
    • Adelantar el prime time de las televisiones.
    • Promover horarios comerciales que permitan a los empleados disfrutar de su familia.
    • Favorecer el teletrabajo y la posibilidad de trabajar a tiempo parcial.
    • Ampliar el periodo de baja por maternidad hasta un año.
    • Promover cambios legislativos como, por ejemplo, regular los contratos a tiempo parcial.
    • Cubrir la cotización en los periodos de maternidad o paternidad.
    • Introducir en las cuentas públicas el valor del trabajo doméstico no remunerado.
    • Reformar el contrato blindado por acogerse a la jornada parcial.

      Publicidad - Sigue leyendo debajo
      Más de Actualidad