Pañal, ¡qué cambio!

Desde el primer pañal desechable, en 1971, este producto ha evolucionado a base de investigación para crear prototipos más cómodos, saludables y sostenibles.

Pregunta a tu madre cómo eran los pañales que usaba contigo: había que cambiarlos cada dos horas; abultaban mucho; no ajustaban bien y te mojabas; la braguita, de plástico, no era transpirable... De hecho, con ellos había muchos más casos de dermatitis en la zona del pañal que con los actuales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Hemos visitado el Centro Técnico P&G de Schwalbach, en Alemania, número uno mundial en tecnología del pañal, y nos han contado cómo ha sido esta evolución.

La historia de este producto

  • 1971: primer pañal desechable, de celulosa; se metía en la braguita de plástico.
  • 1976: se inventa el bragapañal desechable; une el núcleo de absorción y la braguita.
  • 1988: primer pañal con material superabsorbente que reduce el tiempo de contacto de la humedad con el culito del bebé.
  • 2001: primeros con ajuste elástico, para evitar escapes, y diferenciación por etapas.
  • 2010: llega la tecnología Dry&adapt, que elimina la celulosa (avance en sostenibilidad) y la sustituye por “microperlas”, material suave y seguro que absorbe 30 veces su peso (la celulosa, 4 veces). El pañal es un 20% más fino, absorbe y distribuye el pipí con rapidez y lo guarda herméticamente en el “motor” hasta 7-12 horas.
  • 2015: los pañales más evolucionados incorporan bandas de crema que protegen la piel de la irritación, el “chasis” o parte exterior es transpirable y se fabrican con menor impacto ambiental, incidencia en las comunidades locales y cero residuos en su producción.

    Más información: www.dodot.es

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Actualidad