Descansar bien, fundamental en la infancia

Los niños tienen una vida ajetreada, llena de actividades, deporte, deberes... Es indispensable proporcionarles un sueño reparardor. Así lo conseguirás.

El descanso es básico en cualquier etapa de la vida, pero más que nunca durante la infancia, ya que los niños están en periodo de crecimiento y desarrollo tanto físico como neurológico. Un descanso nocturno óptimo aumentará su rendimiento durante el día.
Si a tu peque le cuesta salir de la cama para ir al cole, se queda dormido en clase o está de un humor terrible, la falta de sueño puede estar haciendo acto de presencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Desde los 3 años de edad los niños deben dormir unas 10-11 horas para que el sueño sea reparador. Desde MaxColchon te dan unos trucos para mejorar su descanso diario:

  • Sigue una rutina. Intenta que los niños hagan los deberes, se bañen, cenen y se acuesten a una hora similiar. Al repetir el proceso, su cuerpo se acostumbrará a esa rutina y les resultará más fácil dormirse.
  • Todo en orden. Una habitación recogida facilita el descanso nocturno. Si ya no tienes espacio de almacenaje, ¿qué tal un canapé abatible lateral para guardar todo?
  • Sí al Feng Shui. Esta disciplina oriental dice que la orientación de la cama afecta a nuestro descanso, debido a la orientación magnética d ela tierra y a la polarización de nuestras células. Revisa si el cabecero está orientado al norte, la más aconsejada.
  • Ropa de cama fresca y transpirable. Lo mejor, sábanas 100% algodón y de colores suaves, que transmitan la calma necesaria para conciliar el sueño más fácilmente al tiempo que transpiren para que el pequeño no sude mientras duerme. Muchos niños ven perjudicada la calidad de su sueño debido al calor que pasan en su habitación. Por ello, también es importante que exista una correcta temperatura y ventilación sin corrientes en su entorno.
  • Colchón firme y transpirable. Los niños deben descansar sobre colchones firmes, pero no duros. Busca colchones acolchados suaves, que sean transpirables (sobre todo si tu peque es caluroso) y que tengan tratamientos antibactericidas que supongan una barrera higiénica. Excelentes opciones los colchones de visco firmes, los de muelles ensacados y los colchones de espumación.
  • La almohada, no muy alta. Cuando las almohadas son excesivamente elevadas evitan la correcta alineación de la espalda de tu pequeño, lo que además de dificultar el descanso puede perjudicarle a largo plazo. Cuida que también sean muy transpirables y de una firmeza intermedia-alta.

    Ahora sí, tus niños tendrán el descanso más apropiado para afrontar el nuevo curso escolar con la máxima energía.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Actualidad