La influencia de los blogs de las madres

La información que podemos encontrar en el blog de una madre nos convence más a las que también lo somos, porque las sentimos cercanas y porque sabemos que hemos vivido parecidas situaciones lo que nos da mucha confianza y cierta complicidad.

C.F.: ¿Existe realmente una comunidad de madres blogueras influyente?

Ana: Se ha generado una especie de “poder” de estas madres que tienen blogs, pero creo que es artificial.

Raquel: Yo sí tengo esa sensación de comunidad de blogueras potente.

Eva: El poder se lo han dado las marcas comerciales. Las madres siempre han sido en su casa prescriptoras de un montón de cosas. Ahora tienen un poder de convocatoria de 5.000 personas cada vez que lanzan un post y las firmas comerciales lo han descubierto y han querido entrar ahí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Patricia: Determinada bloguera recomienda algo, otras madres confían plenamente en ella y lo compran.

Belén: No creo que seamos un grupo, sino que somos madres, la maternidad te marca y escribes de ello. ¿Hacia dónde vamos? Hacia donde cada una quiera, libertad absoluta.

Paula: Somos la primera generación de madres con acceso a internet. Pero ser madre es algo tan íntimo que es difícil sentirse parte de un grupo.

C.F: ¿Cómo ha cambiado la maternidad en los últimos 25 años?

Ana: Antes la mujer decidía ser madre y tenía un hijo. Ahora lo pensamos mucho y lo rodeamos de mística. Y el choque con la realidad es brutal.

Eva: A las mujeres las educaban para ser madres, ese era su objetivo. A mí me han machacado para tener una carrera y no depender de nadie. Por eso he tenido sentimiento de culpa y también que aguantar críticas, porque soy feliz siendo madre, pero también cuando me dedico a otras cosas.

Belén: Aspiramos a todo, nos exigimos mucho a nosotras mismas y los demás también lo hacen. Ahora podemos elegir mejor, pero en muchas ocasiones escogemos mal, porque se elige escuchar y hacer caso a demasiadas personas. Deberíamos elegir y vivir nuestra maternidad como queramos.

Patricia: Exacto. Y una vez que hemos elegido, comprarnos un chubasquero para que nos resbale todo lo demás.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad