Cambios que han experimentado la maternidad y la paternidad

Quizás el cambio más significativo en estos últimos 25 años haya sido una mayor participación del padre en la vida familiar, aunque el peso de la organización familiar siga recayendo en las madres.

Los partos son más medicalizados

La contrapartida fue que los partos llegaron a estar muy medicalizados (aún hoy se recurre en muchos casos en los que no es necesario a prácticas como las cesáreas, la episiotomía, los enemas...).

Ante esta situación, surgió una tendencia cada vez más extendida: la de que la mujer pueda especificar por escrito cómo desea que sea su parto y qué intervenciones quiere que se le practiquen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los padres empiezan a implicarse

Quizá la mayor diferencia en la vida familiar entre 1988 y 2013 tenga como protagonista al hombre, que a partir de la incorporación de la mujer al mercado de trabajo comenzó a cuestionar su papel en la organización de la familia.

Desde 2007 los padres pueden disfrutar de la baja paternal: 13 días por nacimiento de hijo, que se ampliarán a cuatro semanas en 2014.

Eso sí, pasado este periodo, sólo el 4,5% solicitan jornada reducida para cuidar a los hijos, según datos del INE, aunque al 55% no les importaría reducir su sueldo con tal de poder estar más con sus niños.

Las mujeres dedican más tiempo

A pesar de lo dicho, el peso de la organización familiar sigue recayendo en las madres. En 2012 los padres dedicaron al trabajo doméstico y a los hijos una media de 6,2 horas diarias, frente a las 13,6 de las madres.

Son cifras muy parecidas a las de 1988; entonces ellas dedicaban una hora más y ellos, una hora y media menos.

Buscamos vínculos más estrechos

En 1988 la lactancia materna, el colecho o el porteo, prácticas habituales en Europa hasta principios del siglo XX, se habían reducido a causa de cambios como la incorporación de la madre al mundo laboral y la disposición de viviendas más grandes.

Pero a partir del 2000 empezaron de nuevo a cobrar más fuerza tendencias como el contacto piel con piel desde el nacimiento o la lactancia materna prolongada.

Hoy, según la Encuesta Nacional sobre Hábitos de Lactancia del INE, el 52% de las madres dan el pecho hasta que el bebé tiene 4 meses y el 18% continúan hasta los 6 meses, pero al 69% de las encuestadas les gustaría tener la posibilidad de prolongarlo más.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad