Comienza la vigilancia

Hasta los 5 meses de edad, el niño realiza movimientos suaves y limitados, pero según se acerca el sexto mes, su movilidad aumenta de forma considerable: se mueve, patalea, gira, etc. Si durante el día no le quitas ojo, por la noche hay que mantener también ciertas precauciones.

Por la noche...
No lo acuestes recién cenado (espera media hora) y, por supuesto, jamás con el babero puesto.
El chupete nocturno siempre ha de estar suelto, no le pongas cordón o cadena al cuello.
Simplifica su cuna. Hasta pasado el primer año las sábanas encimeras, colchas, mantas o nórdicos sobran (para reducir el riesgo de sofocación y de hipertermia). ¿Muñecos? Uno, pequeño y sin pelo.
El mejor sistema para que duerma muy seguro, abrigado, con libertad de movimientos y cómodo es el pijama saco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

...Y durante el día
Aún no coordina bien sus brazos. No le ofrezcas sonajeros ni objetos de material duro con los que pueda golpearse un ojo.
Cuidado con las cosas pequeñas (botones, monedas...) que pueda coger y llevarse a la boca.
Pon su mantita de juegos lejos de cables, enchufes, etc. Los que gatean llegan muy lejos (¡y ojo a las escaleras!).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad