Tu hijo, seguro en el coche

Elige un buen Sistema de Retención Infantil (SRI) y utilízalo correctamente. Es la clave para que tu hijo viaje con seguridad.

Antes de emprender cualquier trayecto en coche con un niño (da igual que vayáis a recorrer sólo 100 metros o que hagáis un viaje de 100 kilómetros), es muy importante que tengas en cuenta una serie de aspectos relativos a la seguridad. Son los siguientes:

  1. No compartas con tu hijo el cinturón. Existe la falsa idea de que si llevamos al niño sentado sobre nuestras rodillas y sujeto con nuestro mismo cinturón irá seguro. Sin embargo, la realidad es que este dispositivo no está pensado para dos personas. Y, en caso de que sufriésemos una colisión, sería el abdomen del niño el que soportaría nuestro peso y la tensión del impacto.
  2. Cada niño, en un SRI. Son Sistemas de Retención Infantil (SRI) los cucos de seguridad, las sillitas homologadas para este fin y los alzadores para utilizar con el cinturón del vehículo. A la hora de adquirir uno para tu hijo, recuerda que, además de estar homologado, debe ser adecuado a la altura y el peso de niño.
  3. El asiento más seguro. Diferentes estudios demuestran que la ubicación más segura para colocar el SRI del pequeño es el asiento central trasero. Si por cualquier razón no puedes poner allí la sillita y necesitas ponerla delante, recuerda que debes colocarla en sentido contrario a la marcha y, muy importante, con el airbag desconectado siempre.
  4. El ejemplo convence. Un cinturón sin usar y una silla sin atar no cumplen su función. Por eso es esencial que nada más sentar al niño en el coche ajustemos los cinturones de su sillita. Si lo hacemos siempre desde que es bebé se habituará a ello y lo verá como un comportamiento normal. Y también es esencial que prediquemos con el ejemplo y que no olvidemos nunca ponernos el cinturón, aunque vayamos a hacer un trayecto de sólo diez metros.
  5. Explícale que no debe soltarse sin tu permiso. Cuando el niño es más mayor puede aprender a quitarse el cinturón él solo. Y el problema surge si lo hace antes de que el coche esté aparcado. Por eso debemos acostumbrarle a pedir permiso al conductor siempre antes de soltarse.
  6. Enséñale a no bajarse del coche por su cuenta. En caso de que el niño no sea capaz de obedecer esta recomendación, mantén activado de forma permanente el seguro de las puertas a las que tenga acceso.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Actualidad