Los casos de sarampión en el mundo se cuadruplican

Se han multiplicado por cuatro en el primer trimestre de 2019.

rebrote de casos de sarampión por culpa de los movimientos antivacunas
ThurtellGetty Images

Los casos de sarampión han alcanzado la cifra de 112.000 en todo el mundo entre enero y marzo de 2019. Este dato significa que se han multiplicado por cuatro ya que en el mismo periodo del año anterior sólo hubo 28.000, según datos preliminares de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Aunque los datos son provisionales, la OMS reconoce que existe una tendencia "clara" al alza.

Este año se han reportado casos en 170 países mientras que en 2018 fueron 163. En África es el continente donde más han aumentado los casos donde los diagnósticos de la enfermedad se han incrementado un 700%. En Europa el aumento ha sido del 300%, seguido de Oriente Medio con un 100%, un 60% en América y un 40% en Asia. Estos datos sólo confirman lo que los expertos han advertido y es una reaparición de una enfermedad que estaba prácticamente erradicada.

De hecho, en Estados Unidos se está viviendo un rebrote especialmente virulento y sólo la semana pasada el número de casos confirmados de sarampión en este país aumentó en casi 20% en todo el año sólo en la semana pasada.

Entre los síntomas del sarampión están la fiebre alta, mucosidad, inyección conjuntival y pequeñas manchas blancas en la cara interna de la mejilla. Varios días después aparecen sarpullidos en la cara y cuello, y se va extendiendo gradualmente al resto del cuerpo. No hay tratamiento específico y la mayoría de los pacientes se recuperan en 2 o 3 semanas.

El sarampión es una de las enfermedades más contagiosas pudiendo ser "extremadamente grave" tal y como advierte la OMS. En el año 2017, el sarampión fue el responsable de 110.000 muertes. Las complicaciones de esta enfermedad pueden causar una discapacidad de por vida, desde daño cerebral y ceguera hasta pérdida de audición", señala la OMS.

La enfermedad se puede prevenir casi por completo gracias a las vacunas. Por eso los médicos achacan estos rebrotes a los movimientos antivacunas y desde las autoridades sanitarias se hace especial hincapié en el grave error que es no vacunar a los niños. Y es que esta enfermedad puede matar a un niño o dejarlo ciego, sordo o con daño cerebral.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad