La justicia da la razón a una guardería que se negó matricular a un niño por no estar vacunado

Una familia puso una denuncia al centro educativo después de que rechazara a su hijo por no estar vacunado.

Bebé recibiendo una vacuna
Getty Images

El ayuntamiento de la comarca barcelonesa del Maresme impedió a una familia a matricular a su hijo en un centro educativo municipal por no estar vacunado. La familia denunció a la institución en mayo de 2018 y ahora la decisión del consistorio de esta localidad ha sido respaldada por la jueza que ha llevado el caso. Según la sentencia, cuando la familia fue a matricular al niño entregó al centro educativo el calendario vacunal, tal y como recoge el código de conducta, pero este estaba vacío, por lo que el centro se negó a matricularle.

A raíz de este hecho los padres decidieron denunciar al Consistorio por una presunta vulneración al derecho de libertad ideológica por parte de la guardería apelando “que las Administraciones deben ser neutrales ante las religiones, credos y creencias”, según señala la sentencia.

A pesar de que en España la vacunación no es obligatoria, la magistrada del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 16 de Barcelona, Laura Mestres, invalidó los argumentos de la familia: “No se le ha obligado en ningún momento a vacunar a su hijo. No existe atisbo de vulneración ideológica alguna” y sentenció con firmeza que defendiendo el derecho a la educación de su hijo se habían olvidado del derecho a la salud del resto de niños que tendrían que convivir con él. Además, añadió que las personas que no vacunan "a su vez aprovechan los efectos de la protección grupal que se fundamenta en que el 95% de la población está inmunizada gracias al cumplimiento del calendario vacunal".


Durante el juicio, el Ayuntamiento contó con el testimonio del jefe de pediatría del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, Carlos Rodrigo Gonzalo de Llíria, quien explicó que la guardería "es un lugar de riesgo donde se pueden contraer determinadas infecciones propias de la condición de los niños, que son muy pequeños y están en proceso de vacunación, por lo que son más vulnerables", según ha informado el abogado que representaba al Ayuntamiento, Dídac Coll. Además, aseguró que la argumentación de la familia carecía de aval científico y añadió que “ninguna institución pública, gobierno, administración pública, ni comité o sociedad científica o del ámbito de la salud de reconocido prestigio apoya la tesis de los antivacunas, sino todo lo contrario”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad