Una niña duerme con su pitbull desde que vivió un terrible terremoto

Ady vive en Alaska y desde el seísmo necesita a su perro para conciliar el sueño.

Desde que Adalynn nació, Fury el perro de su familia, un pit bull de 45 kilos de peso, ha estado a su lado como compañero de juegos y como su fiel protector. Este vínculo especial que tienen se ha visto fortalecido todavía más si cabe debido a un terrible hecho que afectó a la familia.

Ady y su familia viven en Palmer, Alaska, una zona que sufrió un terremoto de 7 grados en la escala de Richter a finales de noviembre de 2018. Desde entonces, la pequeña ha sufrido fuertes ataques de ansiedad y ha tenido problemas para conciliar el sueño y descansar. Sin embargo, Ady ha encontrado una peculiar forma de dormir y es que si Fury está con ella, consigue relajarse y descansar. La presencia del enorme perro tiene un efecto calmante en la niña y ella duerme tranquila cuando Fury está a su lado.

Normalmente Fury duerme en el suelo cerca de la cuna de su hermana, pero en este vídeo grabado por la cámara del vigilabebés, podemos ver cómo el animal y Ady habían decidido otra cosa. Ady, necesitada de la presencia del perro, lo llama para que suba a su camita y se tumbe a su lado. El perro no se hace de rogar y se acomoda con ella en lo que es un momento lleno de amor y ternura.

Ady se preocupa de que su perro esté calentito y antes de tumbarse ella, hace lo posible por taparlo con su mantita. Mira el vídeo... ¿no es lo más adorable que has visto hoy?

Y es que un perro puede llegar a ser el mejor amigo de tus hijos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad