La respuesta de una madre tras recibir una carta anónima quejándose de los gritos de su hijo autista

Esta madre soltera recibió una carta anónima de alguno de sus vecinos donde se quejaban de los gritos de su hijo autista.

Ana Gray y su hijo
FacebookAna Gray

El 2019 ha empezado un tanto amargo para Ana Gray, una mujer neozelandesa con cuatro hijos. Ana recibió una carta anónima escrita a mano por alguno de sus vecinos quejándose de los gritos de uno de Wiremu, su hijo de siete años que sufre de autismo. “Si no haces que ese niño deje de gritar, llamaré a los servicios sociales y te denunciaré. Todos nos estamos cansando de los gritos y también llamaremos a tu casero”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
New Zealand Herald

Así felicitaron el año a esta madre soltera que cuida sola de sus cuatro hijos, con la dificultad añadida de que a uno de ellos le diagnosticaron hace 5 años autismo y un retraso en su desarrollo global. Ana ha admitido que tratar con su hijo se complica cada vez más a medida que se hace mayor y que entiende que los vecinos puedan sentirse molestos por sus gritos, pues ella los vive de primera mano. Sin embargo, los gritos son la única forma que tiene su hijo de enfrentarse a este trastorno por lo que pide más comprensión por parte de sus vecinos: "Hubiera preferido que me hablaran cara a cara para poder explicar nuestra situación, es muy difícil para mí hacer esto por mi cuenta", declaraba esta madre soltera al diario New Zealand Herald.

Ana se ve obligada a pasar mucho tiempo en casa debido a los arrebatos que de vez en cuando le dan a su hijo, que le dificultan poder ir, por ejemplo, a un centro comercial, pues la gente les mira y cuchichea. “Lo único que le calma es mi teléfono móvil y jugar con el Minecraft” (su juego favorito).

"Puede que mi hijo no sea perfecto para los demás, pero lo es para mí".

"No hay nada que pueda hacer al respecto en este momento", aclara Ana Gray, que ya ha puesto todos los medios a su alcance para ayudar a su hijo. Actualmente el pequeño Wiremu está en la lista de espera de un pediatra: "La ayuda que necesito está en camino y no podría estar más feliz con eso". Mientras tanto, lo único que puede hacer esta madre es disculparse con sus vecinos y así lo ha hecho a través de sus redes sociales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad