¿Cuántos regalos son suficientes para los niños en Navidad?

Más vale la calidad que la cantidad, en este sentido, se recomienda optar por regalos con un significado especial o que sean útiles para el aprendizaje del niño.

Regalos de navidad para niños
Getty Images

Más vale la calidad que la cantidad. Y con calidad no nos referimos a regalos caros, sino a regalos importantes con valor sentimental, no material. Así lo ha explicado la psicóloga especializada en terapia familiar Inmaculada Rodríguez Ángel y que es colaboradora de Top Doctors. Y es que la Navidad no tiene por qué traducirse exclusivamente en regalos, sino en la magia de pasar tiempo en familia.

Es cierto que los regalos también forman parte importante de estas fechas, pero de ninguna manera es la principal. A veces nos gastamos demasiado dinero en comprar muchos juguetes a nuestros hijos, cuando lo importante es que los pocos que les demos tengan un significado especial. Más no quiere decir que sea mejor.

Es muy importante que nuestros hijos aprendan que las cosas tienen un valor y que hay que cuidarlas, de lo contrario, se romperán y nos quedaremos sin ellas. Si nuestros hijos no cuidan sus pertenencias y las pierden o las destrozan y al día siguiente se las volvemos a comprar, nunca aprenderán la importancia de ser responsables y cuidar lo que tienen, ni que los actos tienen consecuencias.

Por otro lado, hay regalos que pueden resultar más útiles que otros porque, además de ser entretenidos, también les ayudan a desarrollar sus habilidades, como la inteligencia o la creatividad. Además, es importante que no les resten en lo social. En este sentido, si utilizamos las tecnologías en familia será más beneficioso para los niños que si juegan solos encerrados en su habitación. En el caso de que de vez en cuando las usen de forma independiente, es importante que controlemos cómo y para qué las utilizan y limitemos el tiempo que les dedican para que no interfieran con otros posibles hobbies más saludables del niño, como el deporte.

Por ejemplo, los juegos relacionados con la construcción y las manualidades fomentan la parte creativa de los niños, mientras que los juegos de mesa les enseñan a trabajar en equipo y que a veces se gana y otras se pierde. Hay otros que promueven la lectura y son muy recomendables para que los más pequeños de la casa asocien leer con algo divertido y no como una obligación.

También es muy importante, según la psicóloga, que enseñemos a los niños a elegir, pues a lo largo de su vida no podrán tener todo lo que quieran. Tendrán que tomar decisiones, elegir caminos que, por consecuencia, les cerrarán otros. Al principio esto les costará y puede que se frustren, pero es la ley de la vida. Los pequeños también han de frustrarse y enfadarse y aprender a gestionar ese tipo de emociones para lograr ser un poquito más fuertes cada día y evitar que se conviertan en adultos caprichosos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo