Regalar un perro a un niño por Navidad puede ser un gran error

Casi la mitad de los animales que se regalan por Navidad acaban abandonados. Antes de regalar una mascota, piensa si sus futuros dueños están cualificados para cuidarla como se merece.

Regalar perros por Navidad es un error
Getty Images

Ya ha empezado la cuenta atrás para la llegada de una de las festividades favoritas de los niños: la Navidad. Las luces y adornos decorativos, las comidas y cenas en familia y los regalos hacen que este sea uno de los momentos más esperados del año. Durante esta etapa, nos esforzamos por acertar con el detalle perfecto que más ilusión haga a nuestros hijos… y uno de los regalos más socorridos, aunque no por ello más acertado, son las mascotas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

A todos se nos cae la baba cuando vemos un cachorrito de perro, pero OJO, no es un juguete más. Un perro se convierte en un miembro más de la familia que necesitará múltiples cuidados de los que tú, su dueño, tendrás que hacerte cargo. Se pueden poner enfermos y vomitarán por toda la casa, ensuciándote las alfombras y los muebles. Cuando sean pequeños y les estén creciendo los dientes, tendrán la necesidad de morder todo lo que se les pase por delante, así que olvídate de esas sillas de comedor que tanto te gustan o de esos cojines nuevos tan bonitos que compraste para decorar el sofá. También tendrás que enseñarles a no hacer sus necesidades en casa, pero antes de que lo aprendan, conciénciate de todos los pipís y cacas que tendrás que limpiar por los pasillos.

Cuando regalamos una mascota, no siempre pensamos en las consecuencias que tendrá incorporar un nuevo miembro a la familia y, cuando nos empezamos a dar cuenta, ya es demasiado tarde porque el animal está en casa. Tal como reflejan los resultados del Estudio 'Él nunca lo haría sobre el abandono', la adopción y la pérdida de perros y gatos en España de la Fundación Affinity, más de 138.000 perros y gatos fueron recogidos a lo largo del 2017

Para evitar estas situaciones, es muy importante que nos concienciemos de que un animal no es un objeto, no es un juguete, no es un capricho. No lo regalemos sin tener en cuenta si tus hijos, o nosotros si es el caso, van a poder atenderlo como se merece. Y si finalmente decidimos que realmente queremos un perro o un gato, es importante que tengamos muy en cuenta la opción de adoptar en lugar de comprar, pues salvaremos una vida.

Qué debes tener en cuenta a la hora de regalar una mascota a tus hijos

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En primer lugar, hemos de estar seguros de que queremos tener un animal en casa, ser conscientes de lo que ello implica y disponer del tiempo necesario para atenderlo: para sacarlo a pasear, llevarlo al veterinario, cepillarlo, jugar, educarlo… También hemos de pensar si económicamente podemos hacernos cargo de sus cuidados: de su alimentación, de sus vacunas… Debemos tomar esta decisión pensando en los pros y los contras y estar seguro de que podemos (por tiempo y dinero) hacernos cargo de todas las responsabilidades que conlleva tener una mascota, y que queremos hacerlo.

A la hora de decidir tener una mascota grande o pequeña, es fundamental tener en cuenta dónde vivimos. Si vivimos en un pequeño estudio, no tiene sentido que tengamos un perro grande que necesite de un jardín para jugar y correr. También debemos considerar si alguno de los miembros de la casa tiene algún tipo de alergia que suponga un impedimento para tener una mascota.

Un animal requiere de mucho tiempo y dedicación y todos los miembros de la casa han de estar preparados y dispuestos a hacerse cargo de las responsabilidades que conlleva incorporar un nuevo y peludo miembro a la familia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad