Los delitos digitales de los que nuestros hijos pueden ser víctimas

Si tu hijo juega online con una videoconsola o tiene móvil o acceso a Internet a través de un ordenador o tableta en casa, cuidado. Podría ser víctima de delincuentes de todo tipo y no te darás cuenta hasta que sea demasiado tarde.

delitos digitales de los que nuestros hijos pueden ser víctimas y no saberlo
Getty Images

Hace tan solo unos días nos enterábamos del secuestro de una niña de 13 años por parte de un hombre de 39. El secuestrador había contactado con ella a través de un chat online de la Playstation haciéndose pasar por un chico de 17 años durante varias semanas hasta ganarse su confianza y llegar a quedar con ella en persona. Esta noticia, que ha terminado con la detención del secuestrador gracias a la información aportada por la madre de la adolescente y el buen trabajo la Policía Nacional, ha hecho que muchos padres se alarmen ante el peligro al que pueden estar sometidos sus hijos sin saberlo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Y es que cuántos niños juegan online a través de una consola en casa sin supervisión de sus padres? ¿Y cuántos tienen móvil y sus padres se desentienden de lo que hacen con ellos? La línea entre la privacidad de nuestros hijos y su seguridad es muy fina y desde luego, la Constitución Española protege su intimidad. De hecho según el punto 1 de su artículo 18 se declara que todas las personas tienen derecho a la intimidad, incluidos los menores:

"Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen".

Y el mismo artículo, en el punto 3 dice que:

"Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial".

Por tanto, nadie puede mirar el móvil de otra persona, aunque sea de un niño y tú seas su padre.

Para tenerlo más claro todavía, la Ley Orgánica 1/1996 de protección al menor también dice que:

1. Los menores tienen derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. Este derecho comprende también la inviolabilidad del domicilio familiar y de la correspondencia, así como del secreto de las comunicaciones.
5. Los padres o tutores y los poderes públicos respetarán estos derechos y los protegerán frente a posibles ataques de terceros.

Entonces, ¿qué se puede hacer para evitar que nuestro hijos sean víctimas de delitos digitales? Lo más importante y básico es afianzar la relación con nuestros hijos en la confianza a través de mucha conversación y de mucha paciencia, explicando los peligros que hay detrás de las redes sociales o de dejar que personas a las que no conocemos en persona accedan a nuestros perfiles en redes sociales. Además hay que explicarles que nunca deben compartir en estos perfiles datos personales como el colegio al que van, dónde realizan las actividades extraescolares que hagan, dónde viven etc, De hecho, hay que explicarles que ni siquiera deben subir una foto con el uniforme del colegio, ya que por él cualquiera puede saber a qué colegio va.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Los avances tecnológicos obstaculizan la protección legal de los menores?

Desde la Editorial Lefebvre, especializada en información jurídica y práctica para el abogado, la empresa y sus asesores, afirman que la actualidad refleja que la tecnología traspasa su aportación educativa para desarrollar nuevas y graves fórmulas delictivas contra menores.

El impacto social de casos como el reciente secuestro de una menor contactada por el chat de su videoconsola, conlleva la necesidad de ampliar el conocimiento legal de padres y educadores. La adaptación normativa actual nos da una visión completa sobre aquellos delitos a los que los menores están peligrosamente expuestos por responsabilidad de los delincuentes tecnológicos.

Siguiendo la clasificación de su obra Memento Penal, la comisión de delitos contra menores abarca áreas claramente definidas:

Delitos contra la libertad sexual (sextorsión, pornografía virtual, childgrooming)
Delitos contra la libertad de las personas
(cyberstalking)
Delitos contra la propiedad intelectual
(sexting)
Delitos contra las relaciones familiares
(inducción al abandono del domicilio)

Delitos contra la libertad sexual

En los delitos contra la libertad sexual, la tecnología incorpora variantes delictivas a delitos reconocidos en el ámbito legal:

El chantaje sexual o sextorsión implica engañar a la víctima para conseguir imágenes comprometidas y pedir dinero para evitar su difusión. La diferencia ahora está en conseguir imágenes en soporte digital, con posibilidad de editarlas y difundirlas masivamente a través de redes sociales como Twitter o Facebook.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

La pornografía virtual: El Código Penal incorpora en el artículo 189.1 una definición que incluye la pornografía de menores ficticios- personas adultas reales que parecen ser menores- y la pornografía virtual que incluye imágenes artificiales que representan de modo realista a menores generadas por medios técnicos. Se incorpora, además, la asistencia de adultos a espectáculos pornográficos ya que en ellos intervienen menores o discapacitados ( artículo 189.4.)

El Childgrooming: Siguiendo la obra Memento Derecho de las Nuevas tecnologías, con la finalidad de aplicar a nuestro ordenamiento jurídico la directiva europea sobre delitos contra la libertad sexual, se incluye en el código penal el artículo 183 ter que tipifica el delito de acoso a un menor a través de internet con fines sexuales. Este precepto tipifica todas aquellas prácticas en la que su autor, a través de Internet, contacta con un menor de dieciséis años para cometer cualquier delito de abuso, agresión, acoso, exhibicionismo, provocación , explotación o corrupción sexual según los artículos de 181 a 189 (CP).

El childgrooming es un delito de peligro que no requiere el contacto físico entre el agresor y el agredido.

Delitos contra la libertad de las personas

El delito de acoso a través de los medios de comunicación, también denominado cyberstalking fue introducido en la reforma del Código Penal del año 2015 guardando similitudes con el delito de amenazas o coacciones. Según aparece en la obra Mementos Nuevas Tecnologías, una persona estará cometiendo cyberstalking cuando establezca o intente establecer contacto con una persona a través de cualquier medio de comunicación, acosándola de forma insistente y reiterada sin estar autorizada y alterando gravemente su vida cotidiana. Si el delito se ha cometido contra menores agrava la pena a 1 a 2 años de prisión o trabajos en beneficio de la comunidad de 60 a 120 días.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Delitos contra la propiedad intelectual

Por Sexting se conoce al uso de la información recibida de contenido erótico o sexual de un tercero, para reenviarla a través de móviles o redes sociales, pudiendo utilizar estos datos para acosar, chantajear o en su caso, insultar.

El objeto de esta conducta es afectar psicológicamente al protagonista de la imagen. Según el artículo 197.7 del código penal el delito de sexting castiga a quien sin autorización del afectado cede a terceros imágenes o grabaciones audiovisuales de aquella que hubiera obtenido sin su consentimiento, en un domicilio o cualquier otro lugar fuera del alcance de la mirada de terceros, cuando la divulgación atente contra su intimidad. La pena de tres meses a un año o multa de seis a doce meses para mayores de 18 años se agrava en su mitad superior cuando los hechos los comete el cónyuge o la víctima fuera de menor edad o discapacitado o los hechos sean con fines lucrativos. El contexto de la difusión no se exige que sea sexual.

Delitos contra las relaciones familiares

Son aquellos que inducen al abandono familiar o el secuestro utilizando redes sociales. En este caso, el Memento Penal subraya la protección de los intereses vitales (vida, salud, integridad, libertad, desarrollo emocional) del menor o personas con discapacidad.

La inducción al abandono del domicilio tiene dos modalidades, una dirigida a cualquiera y la otra, dirigida a progenitores. No se requiere una abandono prolongado – a pesar de ser inferior a 24 horas ,si existe un delito consumado. Pero sí parece necesario que se haga con propósito de permanencia por parte del autor o autores del delito.

La situación legal se agrava, aplicándose normativa más compleja cuando se trata de conductas de utilización de menores para la prostitución, el exhibicionismo, el tráfico ilegal de mano de obra, la inmigración clandestina el tráfico ilegal de personal o la detención ilegal o secuestro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad