El bebé también siente dolor

Que un bebé no reaccione como nosotros ante el dolor no quiere decir que no lo sienta. Investigadores británicos han medido la actividad cerebral
en la zona que regula el dolor en bebés muy pequeños.

De los 12 bebés estudiados, 8 no mostraron señales físicas de dolor, como apretar los ojos, fruncir el ceño, temblor del labio superior o agitar las piernas.

No obstante, en el escáner se veía un aumento del flujo sanguíneo hacia el centro del dolor, señal de que las células nerviosas se activaban y evidencia de que los bebés sufrían.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En definitiva, es erróneo suponer que un bebé no siente dolor sólo porque no lo manifieste. Hay intervenciones médicas a bebés que se realizan sin métodos analgésicos (masaje, agua azucarada, paracetamol...) para aliviarles el dolor, cuando en realidad sí harían falta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad