10 consejos para cuidar la salud dental de tus hijos tras el verano

Dado que el verano es una etapa difícil para que nuestros hijos mantengan su rutina de higiene dental, ahora que está terminando, Clínica Den ha elaborado el Decálogo del odontopediatra para la vuelta al cole, aportando consejos para garantizar una buena salud dental de los niños.

image
D.R.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuándo realizar la primera visita al dentista

El cuidado de la salud dental debe iniciarse incluso antes de que salgan los primeros dientes. De hecho, la primera visita al odontopediatra ha de realizarse entre los seis meses y el primer año de vida del bebé.

Cuándo empezar la rutina de higiene dental

La rutina de higiene dental, por tanto, también ha de iniciarse antes de la erupción de los dientes de leche. Esta ha de realizarse con una gasita o un dedal de silicona para mantener limpias las encías de nuestro pequeño, siempre siguiendo las especificaciones de un profesional.

Dar ejemplo

Los padres somos los primeros modelos a seguir de nuestros hijos, por lo que es fundamental que demos ejemplo y nos lavemos los dientes delante de los niños. De esta forma y también mediante una conversación con nuestros pequeños, entenderán lo importante que es mantener una buena limpieza diaria para evitar enfermedades y lucir una sonrisa perfecta.

Cuanto más divertido, mejor

Mediante el juego, los niños aprenden mucho más y, sobre todo, están más abiertos a hacerlo. Si logramos que vean el momento de lavarse los dientes como algo divertido, por ejemplo, comprándoles cepillos divertidos y de colores o realizando este hábito en familia, asimilarán la rutina mucho mejor y poniendo menos pegas.

Una pasta de dientes “deliciosa”

Un buen truco para evitar posibles excusas por las que los niños no quieran lavarse los dientes es que utilicen dentífricos de sabores, eso sí, siempre que cumplan los requisitos básicos de una buena limpieza bucal recomendados por el odontopediatra de tus hijos.

Cuidado con la cantidad de dentífrico

Uno de los errores más comunes a la hora de lavarse los dientes es aplicar demasiada pasta en el cepillo. En realidad, la cantidad ideal es cuando la pasta cubre tan solo un tercio del cepillo. Por otro lado, hemos de estar atentos de que nuestro pequeño no se traga la pasta ya que entonces sus dientes no se beneficiarán de sus beneficios.

Lavarse los dientes durante dos minutos

Es bueno conseguir que nuestros hijos se laven los dientes diariamente, pero es mejor lograr que además lo hagan durante el tiempo recomendado, es decir, unos dos minutos. Para ello, una buena idea y divertida es utilizar un reloj de arena para que el niño sepa cuánto tiempo le queda para terminar y no se canse de una forma original.

Flúor, el mejor aliado

El flúor permite la prevención de caries, por lo que es recomendable optar por dentífricos o colutorios que contengan este producto, aunque siempre siguiendo las recomendaciones del dentista.

Utilizar hilo dental

Para que la limpieza sea profunda y completa, es recomendable que introduzcamos en la rutina de higiene dental de nuestros pequeños el hilo dental. Eso sí, a partir de los 4 años y siempre bajo supervisión de un adulto, y cómo no, comentándolo siempre antes con su dentista.

La figura del dentista

Por lo general, a los niños no les suele gustar ir al dentista, por lo que es recomendable que, con nuestra ayuda, vean su figura como algo positivo y se acostumbren a acudir a su consulta, como mínimo, una vez al año.

Y ADEMÁS... El libro que conseguirá que tus hijos vayan al dentista sin miedo

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil