Señales que indican que tu hijo es celíaco

Tiene diarreas frecuentes, vomita, no gana peso, está apático. Tal vez tu hijo sea celíaco. Estas son las claves de esta enfermedad.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Tu hijo es celíaco? Actúa así

La celiaquía es una enfermedad del aparato digestivo provocada por una intolerancia al gluten, una proteína presente en el trigo, cebada, centeno y avena. Afecta a la mucosa del intestino delgado y va destruyendo las vellosidades intestinales, lo que provoca una mala absorción de los nutrientes que el organismo necesita.
Se calcula que cerca del 1% de la población puede sufrirla (el doble entre las niñas) aunque en muchos casos no presenta síntomas inmediatos y puede mostrarse en la adolescencia o más tarde. “La mitad de los casos están sin diagnosticar, aunque en los niños, al tratarse de síntomas muy determinados, es más sencilla su detección”, indica el doctor Vicente Varea, especialista en Nutrición.

Predisposición genética

Si tu pareja o tú sois celíacos, conviene que vuestro hijo se haga las pruebas en su debido momento. “El 30% de la población tiene una predisposición genética, lo que no quiere decir que vayan a ser celíacos. Sin embargo, el 97% de los celíacos tienen esta predisposición”, indica el doctor Varea.
La celiaquía se puede presentar a cualquier edad, aunque es más común que lo haga en la infancia entre los 6 meses y los 2 años. “Los niños que con más frecuencia vemos en consulta son de 9 meses, coincidiendo con los dos o tres meses después del inicio del consumo de gluten”, cuenta el especialista. “La enfermedad es lenta e inducida, no como la alergia al huevo, cuyos efectos son inmediatos. Pero es crónica: una vez diagnosticada, el niño debe seguir una dieta sin gluten de por vida”, añade.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Síntomas clásicos

Sólo uno de cada siete celíacos presenta síntomas interpretables. “El resto es complicado de detectar, porque no ofrecen los síntomas típicos”, advierte el pediatra. Los indicios clásicos suelen empezar a los dos o tres meses de iniciarse el consumo.

- Los más habituales son los trastornos digestivos: diarrea crónica con mal olor, vómitos frecuentes, barriga hinchada, falta de apetito y pérdida de peso. Además, el niño tiene aspecto desnutrido, está apático, triste, irritable y falto de energía. También pueden surgir otros síntomas colaterales indicativos de la celiaquía, como retraso en el crecimiento. De hecho, en ocasiones éste es el único indicio. Por eso en los análisis para determinar las causas de una baja estatura se debe descartar la enfermedad celíaca.
- La anemia que no responde al tratamiento convencional y las lesiones en la boca (úlceras, aftas o alteración del esmalte de los dientes) son otros síntomas de esta enfermedad. “El problema es que normalmente los síntomas no se muestran de manera inmediata. La intolerancia se detecta por las complicaciones posteriores”, alerta el doctor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las pruebas

Ante la sospecha, el médico realizará un cuestionario para conocer los antecedentes familiares y lo completará con un análisis de sangre para determinar los parámetros propios de esta intolerancia (su predisponente genético y su índice de actividad).
En ocasiones, si lo considera oportuno, le hará al niño una biopsia intestinal mediante endoscopia para extraer una pequeña muestra del tejido intestinal y determinar si las vellosidades están dañadas tras el consumo de gluten. Hasta que se confirme, no retires el gluten de su alimentación, ya que sólo conseguirás retrasar el proceso.
 “Una vez diagnosticada la enfermedad, se aconseja iniciar el estudio a padres, hermanos, e incluso a familiares de segundo grado, ya que pueden ser celíacos asintomáticos”, indica el doctor Varea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Controla lo que ingiere

Si tu hijo es celíaco debes eliminar el gluten de su dieta y controlar lo que come. Si lo haces así los síntomas irán desapareciendo poco a poco. El tratamiento de la celiaquía es exclusivamente dietético. Basta con eliminar el gluten de la alimentación del niño para que todo vuelva a la normalidad. Al mes de iniciar la dieta, las vellosidades intestinales inician la recuperación y los síntomas desaparecen.

Adiós a esta proteína

Por tanto, hay que controlar bien lo que ingiere, ya que muchos alimentos tienen gluten. Si el niño no es diagnosticado o no sigue la dieta y sigue tomándolo, aun en pequeñas cantidades, podría acabar dañando irreversiblemente las vellosidades intestinales y, en el peor de los casos, favorecer la aparición de complicaciones como hepatitis o diabetes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Símbolos importantes

Existen dos símbolos para los productos sin gluten.
El internacional es el de la espiga barrada, que identifica a los alimentos libres de gluten, pero también a los que pueden contener entre 20 y 100 ppm (partes por millón), una cantidad ínfima pero no 100% libre.
El de la Federación de Asociaciones de Celíacos de España es un símbolo verde que incluye una espiga y el enunciado “Controlado por FACE”, para productos con niveles de gluten inferiores a 10 ppm, el criterio actual establecido.

Mirando al futuro

El mayor conocimiento de esta enfermedad ha abierto la vía a nuevas terapias.

- Una es el desarrollo de una vacuna individualizada contra esta intolerancia, inspirada en la que se administra a los alérgicos.
- Otra es la llamada tolerancia digestiva inducida, que consiste en dar pequeñas y progresivas cantidades de gluten a niños celiacos a partir de los 4 meses de edad para ver si lo toleran y no desarrollan la enfermedad.
- Una tercera son los probióticos. “Existe una cepa que puede mejorar los aspectos inflamatorios intestinales. Y en breve va a llegar al mercado como un aporte lácteo para celíacos”, avanza el doctor Varea.
- También se investiga, mediante ingeniería genética, en la obtención de cereales exentos de las fracciones tóxicas de gluten.

Además, existen aplicaciones para móviles: Mazi Mazorco, Viajar Sin Gluten, Iceliac, GlutenMed o Recetas Sin Gluten, en favor de los celíacos. “Estamos poniendo en marcha una app llamada Foodlinker, que permitirá realizar una foto al código de barras de un producto y al instante indicará si tiene gluten”, anuncia el gastroenterólogo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cómo actuar ante la celiaquía

Si tu hijo sufre este trastorno, es fundamental que sigas una serie de pautas en su día a día:

-  La concienciación familiar es fundamental. No le escondas los alimentos, es preferible que le enseñes a clasificarlos y distinguirlos.  Edúcale en esta dieta y explícale de manera sencilla que no puede comer ciertas cosas porque le sientan mal en la tripa.
- Tu hijo pasa gran parte del día en la escuela o en la guardería. Mantén una comunicación fluida con los profesores y con la AMPA sobre los productos prohibidos para él.
-  Si el comedor del centro no ofrece garantías, lo mejor es que lleves la comida hecha de casa.
-  Si hay alguna celebración en el cole (cumpleaños, fiestas), recuerda llevar para él algún producto atractivo sustitutivo.
-  Es conveniente que sus compañeros de clase conozcan su enfermedad para que la respeten y se solidaricen con él.
- Tu hijo es pequeño pero es muy listo. Aprende muy rápidamente lo que puede y no puede comer. Estos niños, desde muy temprana edad, suelen ser responsables y conscientes de lo que padecen.
-  Es fundamental que hagas sentir al niño que no es un “bicho raro” por no poder comer algunos productos. Desdramatiza su enfermedad.
- Si ingiere un alimento con gluten, no te alarmes, no le castigues y pon todos los medios para que no vuelva a repetirse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Alimentos permitidos y prohibidos

La dieta libre de gluten debe seguirse durante toda la vida y está basada en una premisa fundamental: descartar totalmente cualquier producto que contenga trigo, avena, cebada, centeno, espelta, kamut, triticale y derivados.

Alimentos permitidos

Leche y sus derivados, carnes, huevos, pescados, verduras, hortalizas y legumbres, fruta, arroz, maíz, tapioca, aceite, mantequillas y margarinas, miel, azúcar y bebidas gaseosas.

Alimentos prohibidos

Contienen esta proteína el pan y las harinas, todo tipo de pasteles, tartas, bollería, galletas, bizcochos, las pizzas, la pasta (como macarrones, espaguetis, tallarines etc.), los sucedáneos de pescado (palitos de cangrejo, gulas...), los higos secos y los productos manufacturados que estén realizados con gluten (como almidones, sémolas, féculas...).

Alimentos que pueden contener gluten

Embutidos (mortadela, chorizo, salchichón, jamón dulce, etc.), patés, salchichas, butifarras, morcillas, algunas salsas, colorantes alimentarios y cubitos de caldo concentrado, sopas preparadas, frutos secos tostados (cacahuetes, avellanas, etc.), postres lácteos como las natillas, algunos helados, caramelos y chucherías, sucedáneos de chocolate.

Si quieres saber más:

www.celiacos.org. Federación de Asociaciones de Celíacos de España.
 “La buena alimentación sin gluten”, Varios autores, Ed. De Vecchi.
 “Cocina sin gluten”, Montse Deza, Ed. Lectio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil