Qué hacer si el niño se da un golpe en la cabeza

Los coscorrones no suelen ser graves, pero vigila a tu hijo por si el golpe ha sido más importante de lo que parece. Actúa así.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Es normal que se hagan chichones

Entre los 12 y los 18 meses, el afán del niño por explorar, su falta de destreza al dar sus primeros pasos o sus primeras “carreras” y el hecho de que la cabeza sea lo que más les pesa, hace que los niños se pasen el día dándose coscorrones.
La mayoría de estos golpes en la cabeza carecen de importancia por dos motivos: la altura desde la que se caen los niños no suele ser muy elevada y como en la mayoría de los casos aún no tienen las fontanelas cerradas del todo, los huesos de su cráneo poseen cierta movilidad, lo que disminuye la posibilidad de fracturas.
En todo caso, si el golpe ha sido fuerte conviene vigilarlo durante 48 horas. Si pasado este tiempo no ha dado síntomas, ya es muy improbable que los dé.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Remedios ante un simple coscorrón

Ante cualquier golpe es normal que el niño se asuste y llore, pero si se calma enseguida, no presenta alteraciones en el equilibrio y después del sofocón sigue mostrándose activo, no debes preocuparte. Puedes aplicarle en la zona aceite de oliva, una pomada antiinflamatoria o hielo envuelto en un pañuelo durante 10 minutos, dejarle descansar otros 10 y volver a presionársela otros 10 minutos más. Le aliviará el dolor y bajará la inflamación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Síntomas de que el golpe es más importante

Si después del golpe en la cabeza tu hijo si presenta alguno de estos síntomas, es importante que le lleves a Urgencias inmediatamente:

- Ha perdido el sentido.
- No consigues calmar su llanto.
- Vomita varias veces seguidas.
- Le notas más apagado o más torpe, o se marea o está confuso.
- Tiene una hemorragia que no logras controlar.
- Se queja de que ve borroso o se le amorata la zona de los ojos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
De camino a Urgencias...

Debes procurar que no se duerma y no darle nada de comer ni de beber. Si sangra, cúbrele la herida con un paño limpio mojado en suero fisiológico y no dejes de presionar.
El médico le realizará las pruebas pertinentes para comprobar si tiene una hemorragia interna o un traumatismo craneoencefálico (cuadros que revisten gravedad, pero que suelen tener muy buen pronóstico cuando se trata de niños tan pequeños) o le parará la hemorragia y le cerrará la herida según proceda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ante todo, prevención

Para evitar que los niños que están empezando a andar tropiecen, se caigan o se den golpes en la cabeza, debemos adaptar la casa a sus necesidades (hay que cubrir los picos de los muebles, poner cierres de seguridad en las puertas y ventanas...), comprarles zapatos que sean justo de su número, ponerles unos calcetines con suela antideslizante para cuando anden descalzos en casa y evitar especialmente que utilicen el tacatá y los vehículos infantiles por suelos irregulares.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil