Cómo cuidar los dientes de los niños correctamente

Conseguir que su dentadura definitiva sea sana y bonita depende, en gran medida, de cómo trate ahora sus dientes de leche. Enséñale a hacerlo bien.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Consecuencias de un mal cuidado

La boca es la parte del cuerpo más colonizada por virus, bacterias y hongos, pero curiosamente conviven en un equilibrio ideal, perfecto. Sin embargo, cualquier alteración, por mínima que sea, puede causar la proliferación de unos sobre otros, dando lugar al mal aliento y a infecciones bucales de diversa índole.

Medidas importantes

La manera más eficaz de prevenir esto consiste en instruir a tu hijo en el cuidado de su boca y sus dientes desde ahora, que es tan pequeñito. Para ello...

- Explícale por qué no debe llevarse cosas a la boca, en especial si están sucias, ni morder objetos duros que pueden estropearle los dientes.
- Asegúrate de que lleva una dieta rica en alimentos con calcio (leche y derivados lácteos, acelgas, pescado...), ya que este mineral resulta imprescindible para la correcta formación de los dientes.
- Controla su consumo de chucherías y dile que las chupe, en lugar de morderlas. Así le durarán mucho más y le dañarán menos los dientes.
- Llévale al odontólogo infantil periódicamente (una o dos veces al año, según lo que te indique el pediatra) y acude a su consulta enseguida si a tu pequeño le salen manchas en los dientes o se le rompe o se le ennegrece alguno.

El cepillado es básico

Dentro de los cuidados bucodentales destaca el cepillado diario. Enseña a tu hijo a lavarse los dientes él solito y a practicar este hábito después de cada comida. Recuérdale que el cepillado de la noche es el más importante, porque mientras dormimos el movimiento de la lengua y el flujo salival disminuyen y los restos de comida fermentan, y todo ello propicia la formación de la placa bacteriana y la proliferación de las caries.

Para que asimile este hábito sin problemas, procede del modo siguiente:

- Dale ejemplo. Si ve que tú te lavas los dientes, acabará adoptando este hábito en su rutina cotidiana.
- Muéstrale cómo lo haces. Le resultará más sencillo imitarte si os ponéis los dos delante del espejo del cuarto de baño. Realizad movimientos cortos y repetidlos de ocho a diez veces en cada zona, de arriba a abajo en los dientes de la mandíbula superior y de abajo a arriba en los dientes de la mandíbula inferior, y también en la superficie de las muelas. Dile que también se cepille la lengua, el paladar y la cara interna de las mejillas, pero no le obligues si le da asco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil