¿Tu hijo se marea en el coche?

Entonces te conviene saber por qué le ocurre, cómo prevenir este trastorno y qué hacer para aliviar al niño.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cómo actuar si se marea en el coche

El mareo cinético (el ocasionado por movimiento) es un trastorno que afecta al sistema que regula la percepción del equilibrio y provoca una desagradable sensación de inestabilidad acompañada de sudor frío, palidez, bostezos, salivación aumentada, náuseas y vómitos.
Además, factores emocionales como el miedo o la ansiedad pueden propiciar el mareo (si un niño sabe que suele marearse, es posible que acabe pasándole por una ansiedad anticipatoria).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Factores que pueden provocarlo

Pero el mareo no afecta a todos igual, hay niños más susceptibles que otros, entre ellos los más inquietos. En cuanto a la edad, es poco frecuente que surja en menores de dos años pero, según la Asociación Española de Pediatría, a partir de entonces la sensibilidad al mareo se va incrementando.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Así puedes prevenir la situación

La relajación es la mejor medida. También hay que evitar sobrecargar el estómago del niño antes de viajar. Dale de comer como mínimo hora y media antes de salir; que tome alimentos secos, ricos en hidratos de carbono y nada de bebidas gaseosas ni leche. Y si durante el viaje tiene hambre ofrécele alguna galleta o unos colines.
Por otra parte, ten presente que el lugar más indicado para poner la silla de seguridad es el asiento central trasero; tiene más estabilidad y si ya es mayorcito puede mirar al frente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Medidas durante el viaje

Tenlas en cuenta para que los trayectos transcurran sin problemas:

- En el habitáculo del coche mantén condiciones de temperatura y ventilación agradables, evita el calor excesivo y los olores intensos (tabaco, comida, ambientadores, gasolina) y abre las ventanas con frecuencia para renovar el aire interior.
- Por tu parte, al volante evita la conducción brusca, nada de curvas rápidas ni frenazos.
- Si el niño muestra señales de mareo o te dice que se encuentra mal, abre las ventanillas y para en un lugar en el que podáis pasear y descansar.
- Los fármacos deben considerarse como última opción (tienen efectos secundarios y no son aptos para bebés), siempre con prescripción del pediatra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cómo puede distraerse?

Si el niño va dormido es menos probable que se maree, por ello se recomienda viajar durante sus horas de sueño. Y, mientras esté despierto...

- A partir de los 4 años, es aconsejable que mantenga la vista en el horizonte, al frente del vehículo. También puede mirar por sus ventanillas laterales, pero siempre a la lejanía: montañas, las nubes...
- La distracción es un buen recurso contra el mareo: jugad al veo-veo, cantad, buscad formas en las montañas... Pero no debe ir leyendo, escribiendo, pintando ni jugando a videojuegos. Ser menos consciente del movimiento externo favorece el problema; si fija la vista en un objeto, cuando levante los ojos y mire a su alrededor la adaptación será más difícil por el cambio demasiado brusco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mejor ir preparados

Si tu pequeño es de los que vomitan a menudo en los viajes, asegúrate de llevar una botella de agua, un par de mudas, una toalla grande y toallitas humedecidas para limpiarle (conviene que alguien vaya en los asientos de detrás con él). Y, por supuesto, lleva siempre bolsas de plástico resistentes.

En todo caso, para estos niños tendentes al mareo conviene consultar con el pediatra, por si hay algún fármaco que les ayude. Tenlo a mano y respeta la pauta indicada. Y recuerda que ponerse nervioso y enfadarse sirve de poco y empeora la situación. Hay que tener paciencia y recordar que el niño no quiere marearse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil