¿Los niños deben llevar gafas de sol ?

La respuesta es sí. Descubre por qué y qué criterios seguir a la hora de comprar las gafas de tu hijo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una cuestión de salud, no de moda

Estás preparando las maletas para las vacaciones, os vais a la playa o a la montaña y te planteas si en estas circunstancias tu hijo necesitará unas gafas de sol. La respuesta es sí. Consideradas hasta hace poco como un mero artículo de moda, en la actualidad han adquirido el reconocimiento que merecen por la comunidad médica. Y no solo para los adultos, las gafas de sol también son esenciales para los niños.

Al fin y al cabo, estos pasan más tiempo al aire libre y están más expuestos a los efectos negativos de los rayos ultravioletas que los adultos. Por eso los expertos aconsejan que las utilicen, especialmente durante los meses de verano y en aquellas situaciones en las que la intensidad lumínica pueda afectar su salud visual.
Pero como todo lo que tiene que ver con la salud, no sirve cualquier producto adquirido en la playa, ni en puestos callejeros. Las gafas que compres a tu hijo han de responder a criterios de calidad, porque te juegas el bienestar de sus ojos.

5 razones para comprarlas

Después de leerlas, comprenderás por qué tu hijo necesita utilizarlas en esta época:

- Durante los meses del verano los índices de radiación ultravioleta alcanzan su máxima intensidad.
- La lente cristalina de los menores de 10 años permite el paso de más del 75% de la radiación UV, comparado con el 10% que deja pasar a los 30 años.
- Los niños juegan durante más tiempo al aire libre y se encuentran hasta tres veces más expuestos a la acción de los ultraviletas que los adultos.
- Cuanto más claros son los ojos del niño, más desprotegidos están frente a los efectos dañinos del sol, debido a que su mecanismo de defensa, frenar la entrada de luz, no es perfecto.
- Como ocurre en la piel, los efectos de los UV en los ojos son acumulativos y pueden favorecer la aparición precoz de cataratas y otros trastornos de la vista.

Criterios para elegirlas bien

Muchos de los problemas relacionados con la radiación ultravioleta pueden evitarse con el uso correcto de gafas de sol. Y estos son los criterios para elegirlas:

- Fíjate en que lleven lentes con tratamiento de filtro UV que protejan al 100%. Si no lo tienen, pueden resultar más perjudiciales para los ojos que no llevar nada, ya que al tratarse de un simple cristal oscuro, éste reduce solamente la intensidad de luz que entra al ojo y la pupila reacciona ante la oscuridad dilatándose, lo que deja al ojo aún más expuesto a la penetración de los ultravioleta.
- Las gafas de sol no son un juguete. Debes comprarlas siempre en establecimientos especializados que te ofrezcan garantía (Vissum, corporación oftalmológica, recomienda que se haga en ópticas).
- Observa que lleven la marca CE (es el estándar mínimo de garantía) y que aparezca bien visible el número de filtro que poseen. Estos filtros van numerados internacionalmente del 1 al 4: el 1 es un filtro recomendado para días nublados, el 2 para hacer deporte urbano, el 3 para disfrutar de la playa o la montaña y el 4 para practicar deportes de montaña y acuáticos.
- En cuanto al color: el verde está indicado para nieve y deportes acuáticos y el marrón, para actividades habituales al aire libre (para papás que conducen, mejor el color gris, y para los operados de cirugía refractiva y cataratas, el más recomendado es el marrón).
- Para los niños pequeños son más prácticas las gafas de silicona o de metal con lente orgánica (que es más difícil de romper, aunque se raya con más facilidad ).

No te pierdas este escaparate: Gafas de sol para niños. Seguro que encuentras las que mejor le van a tu hijo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil