Cómo evitar que los niños se mareen en el coche

Descubre cómo prevenirlo y cómo aliviarle si ya está mareado. Así los viajes serán más agradables y fáciles para todos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Por qué aparece este trastorno

Los bebés no sufren cinetosis (lo que todos conocemos como mareo), ya que este trastorno suele hacer su aparición a partir de los 2 o 3 años de edad.

La razón es que en ese momento el niño ya tiene un amplio campo visual que le permite ver a distancia lo que hay fuera del coche y percibir que se mueve. Sin embargo, el órgano que regula el sentido del equilibrio aún no está completamente desarrollado, y el hecho de notar visualmente el movimiento pero sentirse quieto provoca en él el mareo, con síntomas como pérdida de color, sudor frío, vómitos, náuseas...

Este problema se intensifica hacia los 4 años, pero la buena noticia es que a medida que el niño crece, suele ir reduciéndose hasta que desaparece, hacia los 7 años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Prevenir antes de salir de viaje

Para reducir las posibilidades de que tu hijo se maree durante el viaje, debes empezar a tomar medidas antes de salir:

- Planifica el trayecto y ve sin prisa. Es mejor que organices los desplazamientos a las horas en las que tu hijo suele tener sueño (a primera hora de la mañana o por la tarde) y no te impongas un momento fijo de llegada al destino.
- Cuida lo que toma. Evita darle zumos o leche antes de empezar el viaje, que podrían revolverle el estómago. Conviene que tome alimentos ricos en hidratos de carbono, como galletas o pan, y mejor “secos”, sin crema. Y al empezar el viaje, dale una rodaja de limón para que la chupe: el sabor ácido previene las náuseas.
- Pregunta si puedes darle fármacos. El pediatra del niño te dirá si puede tomar medicamentos para prevenir el mareo (en todo caso, te dirá que solo debes dárselos en trayectos largos, superiores a dos horas, ya que le dejarán muy adormilado). Además, en farmacias y en algunas tiendas de productos infantiles existen pulseras antimareo, un método natural que ayuda a combatir la cinetosis asociada a los viajes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Medidas antimareo en el coche

Pon en práctica estas recomendaciones para intentar que el trayecto transcurra bien:

- Haz un descanso cada dos horas para que el niño tome el aire (y para descansar tú). Y, por supuesto, para en cuanto veas que el niño empieza a encontrarse mal.
- Mantenle entretenido. Si algo capta la atención del peque, el riesgo de mareo se reduce. Elige actividades que no impliquen mirar a los lados del coche, como cantar canciones, jugar a inventar historias, a describir animales o cosas sin decir sus nombres… Y ten en cuenta que algunos niños se marean cuando miran a las pantallas.
- Favorece un ambiente fresco en el vehículo: abre las ventanas unos minutos a lo largo del viaje para que se renueve el aire y prescinde de olores fuertes como perfumes intensos y ambientadores.
- No fumes ni dejes que fumen en el coche (también cuando no está el niño). No sólo por su salud, sino porque el olor del tabaco aumenta el riesgo de mareo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Y si no puedes evitar el mareo...

A pesar de todas las medidas indicadas, en algunas ocasiones no podrás evitar que tu hijo se maree y vomite. Para estos casos debes estar prevenida: antes de salir, protege la tapicería del coche con una toalla grande y lleva otra de recambio.
Además, mete en el coche una bolsa con ropa para cambiar al niño (al menos una muda completa, incluyendo zapatos), toallitas húmedas, pañuelos de papel, bolsas para guardar la ropa sucia y una botellita de agua.
Y después de que vomite, sácale del coche para ventilarlo bien durante un buen rato y mantén las ventanas abiertas unos kilómetros cuando reanudéis la marcha. Si no, volverá a vomitar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil