Evita que tu niño sufra un accidente doméstico

Caídas, quemaduras, ahogamientos, intoxicaciones... La prevención es la clave para proteger de ellos a tu hijo. Toma nota de las medidas más eficaces.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Causas de accidentes que se pueden evitar

Cuando tu hijo comienza a gatear, a caminar, a subir escaleras o a trepar, lo normal es que se caiga mucho debido a que su escasa destreza se une a su inquietud y ansia por explorar el mundo. Después, a medida que crece, afronta nuevos retos, descubre nuevas actividades y se le ocurren nuevas ideas... ¡y todo ello sin la mínima consciencia de lo que significa el peligro!

Ahogamientos y caídas

Por lo general, cuando estas ocurrencias derivan en un accidente, suele tratarse de algo sin importancia: un moratón, un raspón... Sin embargo, debemos saber que existen estadísticas menos agradables, aquellas cifras que confirman que hay accidentes domésticos infantiles con consecuencias muy graves.

Según la Asociación Nacional de Seguridad Infantil (www.seguridadinfantil.org), con datos del 2014, 149 niños menores de 15 años fallecieron en España por causas que podrían haberse evitado. Después de los accidentes de tráfico (23%), las causas más frecuentes de estos fatales accidentes, según un informe realizado por la Asociación Española de Pediatría y la Fundación Mapfre, son los ahogamientos (20%), las caídas (13%), las quemaduras (9%) y las intoxicaciones.

La clave para evitar que nuestros hijos los sufran está en prevenir, en estar siempre atentos y aprender a anticiparnos a sus “traviesas” intenciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Caídas: más en varones menores de 2 años

Las contusiones o traumatismos craneales producidos por caídas son la primera causa de ingreso hospitalario por lesión accidental en la Unión Europea en menores de 19 años. Las caídas más frecuentes son las que se producen desde muebles, los brazos de los padres o cuidadores, escaleras, ventanas, balcones o equipamientos de juego, y se producen más a menudo en niños que en niñas, sobre todo en menores de 2 años.

Buenas medidas

Para evitar las caídas, tomar nota de estas precauciones:

- Si tienes escaleras en casa, utiliza siempre vallas protectoras, abajo y arriba de cada tramo, y mantenlas siempre cerradas. Recuerda que deben tener barrotes verticales para que los niños eviten trepar por ellas. Cuando el niño ya tiene más de 24 meses, por su peso y altura, ya se desaconseja su uso (ya que puede saltarla).
- Instala siempre sistemas de seguridad en ventanas y balcones, especialmente aquellos dispositivos que permiten abrir solo parcialmente para ventilar. También hay que evitar poner muebles delante de las ventanas o balcones por los que se pueda trepar.
- Nunca hay que dejar solo al niño encima de la cama, el sofá o el cambiador. Si al cambiarle el pañal tienes que moverte mucho o estar pendiente de otro hijo, por ejemplo, es mejor siempre dejar el cambiador y cambiarle con una colchoneta en el suelo.
- No utilices andadores porque multiplican por 4 el riesgo de caídas, sobre todo por las escaleras.
- Cuando le sientes en las tronas, balancines o hamacas, sujétalo siempre con las cintas de seguridad. En los equipamientos que vienen con arneses, elige siempre los que traen cinco puntos.
- Coloca un amortiguador de caídas junto a la cama o cuna y, si usas literas, asegúrate que cumplen las normas de homologación, sobre todo comprueba que el somier superior esté muy bien sujeto y que tengan tanto una barandilla protectora como una escalera bien sujeta. Recuerda que los menores de 6 años no deben dormir en la cama superior de la litera.
- Nunca dejes a tu hijo suelto dentro del carrito del súper, elige siempre uno con sillita y arnes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ahogamientos: !cuidado en las piscinas!

Según el INE, en España los ahogamientos suponen el 13% de las causas de mortalidad infantil en niños de 0 a 14 años y es la segunda causa de muerte accidental después de los accidentes de tráfico.

Mucho ojo en todo momento

Ten cuidado tanto en la bañera de casa como en la piscina.

- Nunca, aunque sea por unos segundos, dejes a tu bebé solo en la bañera.
- Más del 50% de los ahogamientos de niños se producen en piscinas. Si tienes una en casa, hay que vallarla completamente a lo largo de todo su perímetro, con una altura suficiente para que no puedan saltar ni trepar, y muy pegadas al suelo para que no se puedan colar por debajo. La puerta de la valla debe ser automática y estar a una altura inalcanzable para ellos.
- Si todavía no sabe nadar, acompaña siempre a tu hijo cuando se meta en el agua y asegúrate de que siempre lleve puestos sus manguitos o chaleco salvavidas.
- No dejes que se tire de cabeza si desconoces el fondo o la profundidad del agua.
- En las piscinas, los niños deben tener cuidado con los resbalones, sobre todo en el área de alrededor del borde. Para andar por esa zona, ponle siempre unas sandalias de piscina con buena tracción al suelo.
- En el mar, recuérdale a tu hijo que siempre debe nadar cerca de la playa y paralelamente a ella.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Quemaduras: el 90% ocurren en casa

Cuando los bebés apenas tiene unos meses de vida estas quemaduras suelen producirse durante el baño o en la toma de alimentos, ya que a esta edad su piel es hasta 15 veces más fina que la de un adulto, por ello se quema a temperaturas más bajas y con más profundidad. Cuando el niño comienza a gatear o caminar, la frecuencia y el riesgo de quemaduras aumenta y sobre todo se producen en la cocina.

Pautas antiquemaduras

Ponlas en práctica desde los primeros meses:

- Cuida la temperatura del baño, utiliza un termómetro para calcular la temperatura adecuada (35-38 grados) y coloca pegatinas antideslizantes en el suelo de la bañera.
- Los calienta biberones siempre son mejores que el microondas, ya que éste calienta el biberón de forma desigual y puede quemar la tetina. Antes de dárselo comprueba la temperatura del biberón echándote unas gotitas en el brazo.
- Instala en todos los enchufes de la casa dispositivos de seguridad adecuados e intenta no manipular enchufes delante de él para evitar que te copie.
- Evita el uso de alargaderas y conexiones de enchufes múltiples.
- No le dejes nunca solo en la cocina, gira siempre los mangos de las sartenes que estén en el fuego para que no sobresalgan.
- Nunca dejes una silla cerca de la cocina por la que pueda trepar.
- En el baño ten cuidado que el niño no ande descalzo con los pies húmedos porque puede tocar cualquier aparato eléctrico.
- Entre los 3 y 6 años la mayoría de las quemaduras se producen por la manipulación de mecheros y cerillas, así que conviene alejarlos de su vista porque le llamarán mucho la atención.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Intoxicaciones: por medicinas y productos de limpieza

La mayoría de las urgencias pediátricas que atienden intoxicaciones lo son en su mayoría por ingesta de medicamentos y productos del hogar. Por ello hay que tener especial cuidado y seguir varias pautas.

Prevención desde el principio

Ten cuenta estas medidas, son esenciales aunque pienses que a tu hijo nunca se le ocurriría coger productos prohibidos:

- Almacena todas las medicinas y productos de limpieza, también pinturas o barnices, en armarios o cajones cerrados con llave y fuera de la vista y el alcance de los niños.
- Nunca te refieras a las medicinas como una "chuche" o algo dulce, en definitiva no les des un nombre atractivo. Tira siempre los sobrantes de todas las medicinas.
- Si eres tú quien tiene que tomar la medicina, no lo hagas nunca delante de ellos.
- Es bueno tener a mano el teléfono del Instituto Nacional de Toxicología, 915 620 420, que funciona 24 horas al día.
- Haz revisiones periódicas si tienes en casa estufas de carbón, madera o keroseno, y asegurate que tu hogar cuenta con detectores de humo y de monóxido de carbono.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Asfixia o atragantamientos

La asfixia o sofocación no es un accidente muy común, en España ocurren 4 casos por millón, pero entre 0 y 4 años hay que tomar ciertas precauciones. Respecto a los atragantamientos, el 65% de los casos ocurren en niños de 1 a 3 años y el 80% de las veces es por culpa de los frutos secos, encabezados por el cacahuete, que provoca la mitad de estos accidentes.

Claves para evitar sustos

Aplica el sentido común y los siguientes consejos:

- Para evitar la asfixia, pon a tu bebé a dormir siempre boca arriba y en su cuna. Asegúrate de que el colchón es firme y que sus sábanas estén fijas.
- No coloques juguetes dentro de la cuna y asegurate que la distancia de las barras de la cuna no sea mayor de 6 cm, sin espacio entre colchón y cuna.
- Comprueba que su ropa no tenga cordones y no coloques cuerdas o collares en su cuello.
- No dejes que juegue con bolsas de plástico y mantén fuera de su alcance cuerdas de persianas.
- No dejes objetos de tamaño pequeño a su alcance, tampoco objetos desmontables en piezas pequeñas.
- Recuerda que los niños menores de 5 años no deben comer frutos secos.
- Insiste siempre en que mastique bien y procura que no coman acostados, jugando o corriendo.
- En niños más mayores el principal peligro está en los objetos inorgánicos. Según los pediatras, el 29% de las muertes por aspiración son por globos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil