¡Mamá, se me mueve un diente!

A partir de los 5 años los niños suelen empezar a perder los dientes de leche. Puede que a tu hijo esto le asuste. Tranquilízale y celébralo con él. 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Es normal que tu hijo esté asustado si se le ha empezado a mover el primer diente, sobre todo si aún no le ha pasado a ninguno de sus amigos. Pero es un paso más en su evolución, haz que se sienta orgulloso de ir haciéndose mayor.

Cálmale y dale pautas

No ignores ni te rías de su miedo, necesita tu ayuda y tus consejos.

- Utiliza la magia del Ratoncito Pérez para cambiar su preocupación por ilusión: la espera de la recompensa superará pronto en su ánimo al miedo a perder el diente.
- Dale una dieta más blanda para que no le moleste al masticar.
- Explícale que no debe tocarse el diente ni empujarlo con la lengua; es la pieza que está saliendo la que hará que éste se desprenda.
- Por supuesto, no intentes removerlo tú, aunque esté muy flojo.
- Si temes que se lo trague, pierde el miedo, no sería grave, lo expulsaría en las heces.
- Hay dos casos, raros, en los que el odontopediatra sí mediará en este proceso: si un diente de leche interfiere en la salida del definitivo, puede que decida extraerlo; y si un diente definitivo no existe o su salida se retrasa mucho, es posible que coloque una prótesis que evite el desplazamiento de las otras piezas.  

Un gran aliado

La fantasía del Ratoncito Pérez, que se lleva el diente guardado bajo la almohada y deja a cambio un regalito, se transmite de generación en generación desde hace muchos años.

El motivo es que funciona, aporta magia a este acontecimiento. Hay una empresa dedicada a aumentar aún más la ilusión por este personaje, ratoncitoperez.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El orden habitual

Puede que a tu hijo aún no se le mueva ningún diente. Y tampoco debe preocuparte, ya que la fecha en la que empiezan a perderlos es muy variable. En general...

- Si el primer diente le salió antes de los 6 meses, lo habitual es que empiece a perderlos a los 5 años.
- Los incisivos centrales inferiores se le caerán primero, después los centrales superiores y luego los laterales. Las muelas las cambiará hacia los 11 o 12 años.
- Es normal que los dientes definitivos le salgan un poco separados, incluso es deseable, ya que esto garantiza que tendrá espacio suficiente en la mandíbula para acomodar toda la dentadura a medida que las piezas vayan creciendo.

Asegura su sonrisa

Hay tres medidas para asegurarte de que tu hijo va a tener una dentadura sana.

- Higiene diaria. Habitúale a cepillarse los dientes después de las comidas. Como mínimo, deberá hacerlo antes de ir a dormir. Pregunta a su médico si debe usar ya pasta fluorada.
- Visitas al dentista. Al menos una vez al año. O más si el odontopediatra así lo aconseja.
- Buena alimentación. Cuida que su alimentación sea natural y variada para que no le falten nutrientes necesarios para los dientes, como calcio, fósforo, vitaminas... Limita al máximo el consumo de chuches y habitúale a lavarse los dientes, o al menos a enjuagarse la boca, cuando las tome.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil