¿Está con diarrea? Actúa así

El principal riesgo de este trastorno es que el niño se deshidrate. Atención a síntomas como ausencia de lágrimas, mejillas hundidas...

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Qué es lo que le pasa?

La diarrea  se caracteriza por el aumento de la frecuencia de las deposiciones diarias y por la disminución de su consistencia. “Son heces con más agua de lo normal”, indica el doctor Infante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¡Esos virus!

La mayoría de las diarreas en niños se deben a la infección intestinal o gastroenteritis provocada por virus (8 de cada 10 casos), pues su sistema inmunológico es más frágil. El resto se deben a causas como bacterias, parásitos, medicamentos o sensibilidad alimentaria, por ejemplo a la lactosa o al gluten. “Las diarreas víricas son más habituales en invierno; las bacterianas, más en verano, por el calor”, explica el pediatra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
De 3 a 7 días

Las diarreas víricas son muy líquidas, abundantes, inodoras y suelen ir acompañadas de algún vomito y poca fiebre. Son más frecuentes en menores de 3 años. Las bacterianas, más comunes en niños algo mayores, se caracterizan por heces más frecuentes, más densas y que incluso pueden tener algo de moco y sangre. Suelen cursar con fiebre más alta, pero vómitos menos frecuentes. En ambos casos duran entre unos días y no más de una semana, independientemente del tratamiento establecido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Que no se deshidrate

El principal peligro de la diarrea es que el niño sufra una deshidratación aguda. Atentos a síntomas como sequedad de la boca, ausencia de lágrimas, apatía e irritabilidad, ojos y mejillas hundidos, fiebre, pañales secos tras cuatro horas... Es esencial rehidratarlo lo antes posible. “Con la gastroenteritis el cuerpo no sólo no absorbe agua, sino que la expulsa”, ilustra el doctor. Además de agua, si la toma, y de seguir dándole el pecho, tienes que darle un suero de rehidratación oral (en farmacias). Esto basta para reponer las sales minerales que el niño va perdiendo. Solo en casos muy graves, con pérdida de más del 10% del peso, sería preciso el ingreso para su rehidratación. Y una advertencia del experto: “Puesto que la gran mayoría de las diarreas son de origen vírico, no se aconseja utilizar antibióticos, que, paradójicamente, son causantes de muchas diarreas”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La higiene, fundamental

Para evitar gastroenteritis bacterianas, lleva un especial cuidado con las medidas de higiene. Lávate y lávale las manos siempre antes de comer o manipular alimentos, tira los pañales usados a un cubo con tapa y cubre la comida y la bebida para evitar que accedan gérmenes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cómo debe comer ahora?

• Mientras tenga diarrea mantén la alimentación: promueve una recuperación más rápida de la mucosa.
• En bebés de pecho no debes suspender las tomas en ningún caso.
• En bebés que han empezado a tomar leche de fórmula, en algunos casos puede estar indicado cambiar a una fórmula sin lactosa durante 4 o 5 días. Pero es esencial que lo indique el pediatra.  
• Si ya come alimentos sólidos, recuerda que no existen alimentos que corten la diarrea. “La dieta astringente es un mito”, explica Dámaso Infante.
• Apuesta por los alimentos mejor tolerados en estos casos, como el arroz, las patatas, el pollo o la manzana, y reduce el consumo de zumos o de col, por ejemplo.   
• Recuerda que las gastroenteritis por rotavirus (son las más frecuentes en lactantes y las más agudas) se pueden evitar con la vacunación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil