Si tu hijo está estreñido...

Te damos las claves para que tu hijo recupere su ritmo intestinal cuanto antes y evitar que el problema se haga crónico. El secreto reside, sobre todo, en su alimentación.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Qué es lo que pasa?

Se habla de estreñimiento  cuando la expulsión de las heces resulta difícil o es poco frecuente. Así, puedes pensar que tu hijo está estreñido si hace menos de tres deposiciones a la semana, si pasa más de tres días seguidos sin evacuar, si las cacas son tan duras que le provocan dolor o si son llamativamente grandes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En los más pequeños

En ocasiones, a los bebés les cuesta defecar (se ponen rojos, hacen fuerza...) y pasan dos o tres días sin hacer deposiciones, pero cuando las expulsan no les duele. Ocurre más en los que toman biberón y se considera normal. En todo caso, “existen fórmulas antiestreñimiento que modifican los ácidos grasos, de forma que el bebé los absorbe mejor y se estriñe menos”, explica el pediatra Dámaso Infante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Miedo al orinal

A partir de los 2 años el estreñimiento es más habitual y, de hecho, representa cerca del 4% del total de visitas al pediatra. “La principal causa del problema es el miedo que coge el niño cuando le quitan el pañal y tiene que hacer sus primeras cacas en el orinal”, advierte el gastroenterólogo. Estas heces retenidas se endurecen y producen dolor en el recto. “El niño aguanta y no quiere hacer caca por el dolor, creando un bolo fecal que va en aumento”, añade nuestro asesor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mamá, caca no...

La principal señal de alerta se produce cuando el niño se queja de tener caca pero no quiere ir al baño. “Es cuando hay que ir al pediatra, ya que si se cronifica costará mucho más solucionarlo”, aconseja el doctor. No es tanto el tapón puntual, sino lo que hay detrás: que cree un hábito de no querer ir al baño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fibra en su justa medida

Sin duda, una dieta rica en fibra –presente en verduras, frutas (kiwis, ciruelas...) y cereales especialmente– es la medida más eficaz para prevenir el estreñimiento. Pero sin excesos, ya que de lo contrario puede ocasionar un efecto adverso (flatulencias, distensión abdominal). La Asociación Americana de Pediatría sugiere sumar 5 gramos de fibra a la edad de tu hijo. De este modo, si tiene 3 años deberá ingerir 8 gramos diarios. “Y evitar productos que estriñan, como los elaborados con azúcares refinados”, añade el doctor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Y si requiere fármacos?

Si el estreñimiento ya ha aparecido y es importante, una buena dieta no será suficiente. “Habría que darle grandes cantidades de verduras con altos contenidos en fibras y eso es una utopía”, explica Infante. Por tanto, es necesario recurrir a la medicación: el polietilenglicol. “En el mercado hay una gran variedad de laxantes o supositorios de glicerina, pero el pediatra ha de valorar cada caso”, explica el experto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estos consejos son eficaces

Si tu hijo tiene tendencia a estar estreñido...
• Es importante que no se aguante las ganas si quiere ir al baño. Ninguna excusa (tele, videojuegos...) puede posponer este momento.
• Crea el hábito de sentarle unos minutos en el váter u orinal todos los días a las mismas horas.
• Sigue un horario en las comidas y evita el picoteo.
• Aumenta la cantidad de agua y otros líquidos (caldos, zumos...) que toma a diario.
• Haz que camine, que salte, juegue o corra.
• Dale un laxante si lo receta el pediatra , pero nunca por tu cuenta (en menores de un año están contraindicados).
• Si tiene alguna fisura, aplícale la crema antiinflamatoria que te indique su pediatra.
• Puedes favorecer la evacuación con suaves masajes abdominales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil