Piojos, remedios y soluciones para terminar con ellos

Son una auténtica pesadilla. Pero no te agobies, hay trucos para prevenir su aparición y técnicas efectivas para eliminarlos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Qué son los piojos

Son parásitos sin alas que se instalan en el cuero cabelludo de las personas, sobre todo en niños de entre 3 y 12 años.

Resultan bastante difíciles de erradicar y se multiplican a gran velocidad. Viven 20 días de promedio y en ese tiempo una hembra puede poner hasta 200 liendres (huevos).

La infestación de piojos no tiene relación con la frecuencia con la que se lava el pelo ni con el tipo de cabello. Se suelen propagar en el cole (y en verano, en los campamentos) cuando los niños comparten gorros, bufandas y abrigos con capucha o juegan con las cabezas muy juntas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Claves para detectarlos

El primer indicio de que tu hijo está infestado te llegará al notar que se rasca constantemente la cabeza (incluso dormido). Si le preguntas, te dirá que le pica.

Y es que los piojos se alimentan de la sangre que extraen del cuero cabelludo mediante picaduras que provocan irritación e inflamación. Y cuanto más se rasca el niño, más picor siente.

Para confirmar que tiene piojos, inspecciona minuciosamente su cabello, repasando todo el pelo mechón a mechón y deteniéndote especialmente detrás de las orejas y en la nuca.

Los piojos no son fáciles de ver, pero las liendres no pasan inadvertidas: son muy pequeñas, de color blanquecino y se quedan adheridas al pelo. Si no se eliminan a tiempo se convierten en nuevos piojos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cómo se acaba con ellos

Una vez hayas detectado que tu hijo tiene piojos (nunca antes, ya que el uso indiscriminado de productos antiparasitarios puede provocar el desarrollo de resistencias y hacer que dejen de ser efectivos), comienza a darle el tratamiento que te recomiende el pediatra o el farmacéutico para eliminarlos.

Cada producto (loción, champú...) tiene unas características diferentes, de modo que es importante que leas bien el prospecto antes de aplicárselo al niño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aplicar el tratamiento

Existen tratamientos distintos ante estos parásitos, pero el modo de utilización es similar: se aplica el producto antipiojos con el pelo seco o mojado (según lo que diga el prospecto), insistiendo en la zona de detrás de las orejas y en la nuca.

Luego se deja actuar el tiempo indicado, se lava bien la cabeza y se deja secar al aire libre, dado que el calor del secador disminuye los efectos de estos productos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Y después, la liendrera

Llega el momento de peinar al niño (puedes hacerlo con el pelo mojado o una vez que esté seco) con una liendrera, mechón a mechón, para quitar los huevos que se hayan quedado adheridos.

Un truco para ayudar a desprenderlos: mojarle el pelo con una mezcla de vinagre y agua.

Normalmente el tratamiento dura entre 10 y 30 días, con periodos de descanso y repetición.

Muchos de los productos recomiendan otra aplicación a la semana de usarlos. Los hábitos de higiene del pequeño deben ser los normales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Prevenir la propagación

Para evitar que os contagie los piojos, tu hijo debe usar una toalla, un albornoz y un peine para él solo y tienes que recordarle que tampoco los comparta fuera de casa.

También hay que explicarle que cuando juegue con otros amiguitos no deben juntar las cabezas y que guarde su chaqueta en la mochila. Si tiene el pelo largo, mejor que lo lleve recogido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La higiene en casa

Debes desinfectar todo lo que haya estado en contacto con el pelo de tu hijo:

- Sumerge los utensilios que tocan el cabello en la loción antiparasitaria.
- Lava la ropa, sábanas y toallas a 55 ºC (temperatura a la que mueren los piojos) durante 20 minutos como mínimo.
- Lo que no se pueda lavar en la lavadora, como los peluches, muñecos, etc., hay que meterlo en bolsas herméticas de plástico durante dos semanas (los piojos no sobreviven tanto tiempo sin estar en contacto con las personas).
- Limpia minuciosamente la habitación del niño (alfombras, colchón, cortinas...).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Remedios caseros

Existen remedios caseros antipiojos, aunque no están científicamente probados y con ellos se tarda más en eliminarlos que con las lociones:

- Unta el pelo de tu hijo con mayonesa y tápaselo con un gorro de plástico durante toda la noche. De esta manera los parásitos se asfixian. Por la mañana, lávale el pelo y pásale la liendrera, mechón a mechón.
- Mezcla el champú de pelo, la cantidad que sueles utilizar, con tres cucharadas de aceite de oliva, una de eucalipto y otra de árbol de té. Tras enjabonarle el pelo, tápaselo con un gorro de plástico y deja que actúe media hora. A continuación acláralo con abundante agua.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Por qué se contagian tanto

Los piojos se contagian por contacto directo, no saltan ni vuelan. Aún así, se transmiten con gran facilidad cuando los niños comparten prendas de ropa o juegan con las cabezas juntas.

Para evitar el contagio a otros niños, avisa al colegio o al campamento cuando tu peque tenga piojos, para que tomen medidas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Y si vuelve a tenerlos?

Las recaídas son fáciles aunque se siga el tratamiento a la perfección, porque las liendres son muy resistentes y porque si hay una plaga el niño puede volver a contagiarse.

Si es así, deberás empezar otra vez el procedimiento, pero usando un producto distinto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil