La salud del bebé en verano

Antes de las primer verano de tu bebé es bueno aclarar las posibles dudas para que paseís unas vacaciones inolvidables y sanas. Incluye la tarjeta sanitaria en el bolso...y a disfrutar de estos días.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cómo actuo si tuvo bronquiolitis?

Salvo que sea un prematuro, un niño de bajo peso o con problemas respiratorios (en estos casos, sigue las indicaciones de su médico), el verano no es época de riesgo del virus respiratorio sincitial, VRS, principal causante de bronquiolitis; por tanto, puedes prescindir de sus pufs y aerosoles. Pero recuerda llevarte su medicación, porque no está libre de coger un resfriado manifestar síntomas similares.

 

¿Le baño si tiene piel atópica?

 

 

La exposición moderada al sol con protección específica para piel atópica y los baños de mar le sentarán fenomenal. Después, recuerda aclararle con agua dulce y ponerle su crema de tratamiento. Haz lo mismo si va a la piscina (en este caso, baño corto).

 

Llora mucho. ¿Puede tener otitis?

 

 

Tras los baños hay que secarle los oídos con la punta de la toalla. El agua retenida y una pequeña heridita pueden ocasionar una otitis. Si tumbado mueve la cabeza a los lados, se lleva las manos a la oreja y no come... tócale tras el lóbulo de la oreja: si se intensifica su llanto, llévalo al pediatra.

 

¿Qué hago si se da un golpe?

Calma al niño y si tiene la piel intacta ponle un poco de hielo envuelto en un paño o aplícale un roll-on a base de harpagofito (antiinflamatorio y analgésico), árnica (calmante) y menta (aporta alivio inmediato).

Le toca la vacuna en vacaciones

Dependiendo del tipo de vacuna, la enfermera te indicará si es mejor adelantar o retrasar la inmunización.

¿Cómo uso el aire acondicionado?

No lo pongas cuando el niño esté en la habitación. Ponlo una hora antes de que él esté dentro y luego apágalo.

Suda mucho. ¿Le afecta el clima?

Es posible que le siente mal. Ponle ropa ligera de algodón, mantenle fresco y aireado, dale agua a menudo. Si el sudor sigue siendo copioso existe riesgo de deshidratación. Quizá tengáis que cambiar de zona geográfica.

¿He de mantener sus horarios?

Si es posible, sí. No pasa nada si te retrasas un poco en las comidas o en la hora de sueño nocturno, pero intenta respetar el horario adquirido o luego te costará mucho volver a instaurarlo.

Ante el sol: moderación y protección

El sol mejora el ánimo, estimula el organismo y contribuye a sintetizar la vitamina D y a fijar el calcio en los huesos. Pero con los más pequeños, moderación, ya que su piel es más sensible que la de los adultos y más vulnerable a la acción de los rayos UV.

¿Cuánto es mucho?

Con que tome 10 minutos de sol, en las primeras horas de la mañana o a última hora de la tarde es suficiente. El resto del tiempo:

-Bebés a la sombra (en el cochecito o en la playa: con camiseta, gorro y sombrilla).

- Siempre con la protección solar específica para ellos.

-Atención a la reverberación de los rayos en el agua o en la arena. La sombrilla ha de cubrile bien.

-Para el paseo ponle prendas ligeras y aireadas.

-No te pares con el cochecito al sol. En verano: a la sombra o siempre en movimiento.

Los riesgos

Ten en cuenta que los bebés no regulan bien su temperatura y un exceso de calor son mecanismo de ventilación puede dar lugar a una insolación o un golpe de calor y, con ellos, una deshidratación. Si se producen, el niño precisará atención médica urgente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil