Remedios naturales que alivian pequeños problemas de salud de los niños

¿Mocos, toses, décimas de fiebre...? Además de llevar a tu hijo al médico, puedes hacer que se sienta mejor con medicina natural como complemento a lo que te indique tu pediatra. Toma nota de los remedios más sencillos, respetuosos y efectivos.

Remedios naturales para curar catarros niños
Getty Images

Curar antes de enfermar es posible con la medicina natural: “Hay madres que vienen a mi consulta diciendo que su hijo presenta unos síntomas previos al catarro –aunque aún no lo tenga–, y ya con eso desde la medicina natural se pueden hacer cosas para evitarlo”, señala la doctora Gema Rodríguez, especialista en este tipo de medicina. El pediatra te dirá lo que tu hijo necesita pero, muchas veces podemos hacer que se sienta mejor con remedios naturales que le pueden hacer bien como complemento al tratamiento médico. Antes de que se ponga malito, durante la enfermedad para que se sienta mejor como complemento a lo que te recete el pediatra o después para potenciar su sistema inmunitario, ¡apúntate a los remedios naturales!

remedios naturales
Getty Images
1. Heridas varias

Lo primero es limpiar bien la herida. Va a llorar, pero es necesario hacerlo, no te saltes este paso: limpia desde el centro de la
misma a la periferia. Utiliza gasas y suero fisiológico o agua oxigenada (no alcohol ni algodón); luego, tapa con una gasa estéril y véndala para proteger la lesión. Si la herida es muy extensa, muy profunda, hay una pérdida de sangre importante o se complica con una infección, acude al pediatra.

Truco natural: Tras limpiar, y antes de tapar con la gasa estéril y vendar, puedes poner aceite de caléndula.

1 de 12
remedios naturales
Getty Images
2. Contusiones

Una contusión es un golpe, sin más. Como madre sabes que muchas veces las heridas vienen con contusión y la contusión con herida. Herida es cuando la piel se rompe (hay raspón o sale un poquito de sangre). Lo primero es atender la herida; luego, la contusión. Para ello aplica siempre hielo (no en contacto directo con la piel) y alguna pomada o remedio antinflamatorio. No bajes la guardia:
“No des poca importancia a las contusiones, hay que vigilarlas durante un tiempo”, advierte la doctora. Especialmente si ha sido muy fuerte o si ha recibido el golpe en la cabeza es imprescindible acudir al médico.

Truco natural: Lo más rápido y eficaz en contusiones pequeñas son las cremas de árnica.

2 de 12
remedios naturales
Getty Images
3. Le sangra la nariz

Esto ocurre porque se rompen los capilares (venas muy finitas) que tiene dentro. Pasa, normalmente, cuando se mete el dedito en la nariz, si se suena mucho –por un catarro, alergia...– o por algún cambio en la temperatura ambiental. De forma general, no acuestes al niño o hagas que eche la cabeza hacia atrás cuando esté sangrando.

Acude al pediatra si la hemorragia es muy frecuente, muy abundante o cuesta mucho trabajo cortarla. También si empieza en las dos fosas nasales a la vez.

Truco natural: Para frenarla, haz que el niño se tape la nariz y respire por la boca; para prevenirla, pon un humidificador en su dormitorio y que tome alimentos ricos en vitamina K, como la alfalfa.

3 de 12
remedios naturales
Getty Images
4. Fiebre

“Siempre que no supere los 38,5 ºC, en teoría no hay que ir a urgencias –explica la doctora–. Cuando tu hijo presenta fiebre baja –prosigue–, suele ser debido a un virus (catarro, gripe...); mientras que las fiebres altas indican la existencia de un problema con una bacteria, y eso es más grave”. Ten en cuenta que, cuanto más pequeño sea el niño, mayor atención has de poner a este síntoma. Por eso, si la temperatura alcanza los 38,5 grados o si presenta otros síntomas –le cuesta respirar, está muy apagado, le molesta la luz, le salen manchitas...– hay que acudir al pediatra.

Truco natural: No abrigues al niño si tiene fiebre. Desvístele y, si no le baja, ponle un paño húmedo (no frío) en el cuello, espalda... Puedes darle una cucharadita de tila cada dos horas.

4 de 12
remedios naturales
Getty Images
5. Catarro

Es un problema leve, realmente lo complicado viene porque puede degenerar en faringitis, laringitis, bronquitis, bronquiolitis o neumonía (en orden de menor a mayor gravedad). No lo subestimes, si el catarro de tu hijo está causado por un patógeno es muy probable que vaya a más. También deberás visitar al médico si el catarro dura más de siete días o si los tiene de forma muy frecuente.

Truco natural: “Refuerza las defensas del niño haciendo una buena transición a las estaciones frías del año. Desde septiembre, para que el niño no se ponga malito, pon puerro y cebolla en los caldos de la cena”, explica la doctora.

5 de 12
remedios naturales
Getty Images
6. Gastroenteritis

En invierno la provocan muchos virus que se cuelan a través del sistema respiratorio. Sobre todo, no intentes cortar la diarrea por tu cuenta, pues por las heces se expulsan gran cantidad de virus que van limpiando el intestino. Cuando observes que tu hijo hace caca líquida varias veces al día, acude al pediatra para que él valore el tratamiento a seguir. Especialmente delicadas son las gastroenteritis en bebés de menos de seis meses –ojo, en estos niños la mejor forma de superarla es con tomas frecuentes de pecho si está a lactancia materna–. O si, como consecuencia de la gastroenteritis, empieza a tener fiebre elevada o si ves que por los vómitos o por la diarrea puede haber algún problema de deshidratación.

Truco natural: Tras las diarreas (y antes, si quieres prevenirlas) puedes dar a tu hijo probióticos.

6 de 12
remedios naturales
Getty Images
7. Laringitis

Al niño le dolerá el cuello, la nuez, y tendrá sensación de ahogo. En los más pequeños lo notarás porque presentan una tos perruna. No te empeñes en que permanezca tumbado, lo mejor es sentarlo o mantenerlo en brazos. Tampoco le administres antihistamínicos si no te lo ha indicado el médico. Si el peque tiene dificultad para respirar, ruidos en el pecho o la zona de las costillas parece que se le hunde al echar el aire, acude inmediatamente al pediatra.

Truco natural: Ponle en un ambiente frío –pero bien abrigado si es invierno– y húmedo. Hay quien coge al bebé y, con abrigo, lo saca al balcón para que respire mejor. También puedes partir una cebolla por la mitad y colocarla en su dormitorio.

7 de 12
remedios naturales
Getty Images
8. Bronquitis

Las reconocerás porque oyes la tos del niño en el pecho. Con bronquitis al peque le cuesta respirar, incluso muestra un aleteo nasal para intentar que le entre más aire, y amplía mucho el pecho. Tiene sensación de ahogo, pero puede que no tenga fiebre o no sea alta. Es importante que no intentes cortar la tos, es el mecanismo de limpieza que evita la acumulación de secreciones en las vías respiratorias bajas. Tu pediatra te indicará qué medicación tomar en caso de necesitarla.

Truco natural: Ayudará a que se sienta mejor si utilizas algún jarabe natural hecho a base de eucalipto o si pones en su habitación vapores realizados con esta planta medicinal.

8 de 12
remedios naturales
Getty Images
9. Muchas legañas

Virus, bacterias, alergenos y exposición excesiva a la luz del sol (en verano o en la nieve) pueden irritar la conjuntiva –la membrana que recubre la superficie del ojo y los párpados en su interior–.

Truco natural: Prepara una infusión de manzanilla. Una vez tibia, se sumerge una gasa estéril (no algodón) y se aplica sobre el ojo del niño, presionando ligeramente. Después de un minuto se retira la legaña. Si, aún así, en dos días tu hijo sigue teniendo legañas o se toca mucho los ojos, llévale al pediatra.

9 de 12
remedios naturales
Getty Images
10. Dolor de oídos

Ojo con los cambios de temperatura, son incluso más peligrosos que el frío para los oídos. Nunca intentes limpiar las secreciones del oído ni aliviar a tu hijo metiendo bastoncillos, solo contribuirás a extender la infección. Ante cualquier sospecha de dolor de oídos, acude a su médico para que ponga el tratamiento necesario.

Truco natural: La otitis se puede prevenir fortaleciendo el sistema inmunitario. Los preparados a base de tomillo y romero, tomados durante todo el año si tu hijo tiene propensión a las otitis, le pueden ayudar.

10 de 12
remedios naturales
Getty Images
11. Faringitis

“Puedes distinguirla, sobre todo, por la tos. Si tienes un niño pequeño y le preguntas te dirá que le duele en la boca”, señala la doctora Rodríguez. La faringitis produce tos y, la mayoría de las veces, que la garganta se enrojezca. A algunos niños les salen placas, pero es muy importante no darle antibiótico por tu cuenta ya que lo tiene que prescribir el pediatra cuando lo considere necesario. Solo se necesita tratar con antibiótico si esas placas las producen bacterias como el estreptococo, nunca si son causadas por virus, es el médico quien tiene que determinar si se los administra o no. Consulta también con su pediatra si tiene fiebre muy alta (por encima de 38,5 ºC), placas en la garganta o la enfermedad no cede en 4 días.

Truco natural: Mantén el ambiente húmedo para que se sienta mejor y procura que tome muchos líquidos (pero si son mayores, mejor no mucha leche, que causa mucosidad).

11 de 12
remedios naturales
Getty Images
12. Piojos

Unos molestos visitantes que, sobre todo, incomodan a niños de 3 a 11 años. Una vez detectada su presencia, no lo dejes para mañana. Si tu hijo se rasca la cabeza, tiene piojos; y si no los ves, es porque no estás habituada o son muy pequeños; pero si se rasca, tiene; y cuanto más lo dejes, más tendrá.

Truco natural: Diluye media taza de vinagre en una de agua templada y pasa la lendrera. Hará que las liendres se despeguen mejor del pelo. Para prevenir, pon unas gotas de aceite de árbol de té en el champú o aplícalo directamente detrás de las orejas del niño. No hay una demostración científica de que los repela, pero no hay nada de malo en aplicar pequeñas cantidades.

12 de 12
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil