Enfermedades reumáticas, también en niños

La artritis idiopática juvenil es la enfermedad reumática más común en niños. Su padecimiento puede cambiar por completo la vida de nuestros pequeños y tener información es clave para poder sobrellevar la situación.

Las enfermedades reumáticas son aquellas que deterioran el tejido conjuntivo, que es el componente principal del aparato locomotor. Este tejido ejerce de sostén del organismo y conforma el medio mediante el cual se reparten las estructuras vasculonerviosas. Esto quiere decir que tiene dos funciones, una de sostén por la cual constituye un soporte material al cuerpo, y otra de relleno, ocupando los espacios libres existentes entre otros tejidos y los órganos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Este tipo de enfermedades no solo afecta a personas adultas, sino que también puede manifestarse en la infancia y adolescencia. Los síntomas de las enfermedades reumáticas son: dolor e inflamación de las articulaciones, fiebre, inflamación de los ojos, cansancio, erupciones en la piel, incremento del tamaño de los ganglios…

La patología reumática más común en edades tempranas es las artritis idiopática juvenil (AIJ), un término que aglomera múltiples trastornos inflamatorios que comienzan durante la infancia, son crónicos y cuyo origen es desconocido. Por lo general, esta afección es más habitual en niñas y suele comenzar entre el primer y el cuarto año de vida. Aun así, cabe destacar que cada tipo de artritis afecta a un grupo de edad y sexo concretos.

Convivir con la artritis infantil

Existen circunstancias en las que un niño con esta enfermedad no puede practicar actividades propias de su edad que son necesarias para su desarrollo. Esto deriva en una situación muy compleja, por lo que es conveniente que los padres tengan a su disposición toda la información que necesiten acerca de la patología y sobre cómo evoluciona. Los profesores también han de interesarse por ahondar en la enfermedad por si fuera necesario realizar alguna adaptación escolar, como por ejemplo, facilitar al alumno utensilios especiales. También puede ser de utilidad contar con la ayuda de psicólogos y un asistente social.

En el caso de los adolescentes, podemos encontrar por su parte rechazo a la enfermedad, al tratamiento, sentimientos de culpa… es una etapa muy difícil incluso en condiciones normales, por lo que es posible que tengamos que contar con la ayuda de un psicólogo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Esta enfermedad es una circunstancia difícil, pero de la que podemos salir adelante. Con la ayuda y el apoyo de la familia, los amigos, los profesores, los médicos, y por supuesto, la fuerza de voluntad del afectado, podremos alcanzar una vida lo más normal posible.

Socialmente hace falta concienciación, por lo que, con el fin de hacer más visible este trastorno, la Sociedad Española de Reumatología (SER) ha editado un vídeo sobre la artritis idiopática juvenil a modo de campaña de concienciación con el lema de “Ponle nombre al reuma”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil