Las horas de sueño que necesitan los niños según su edad

Durante las horas de sueño, reparamos fuerzas para empezar con energía el día siguiente. En función de nuestra edad, necesitaremos dormir más o menos horas, descúbrelo.

Con la llegada de la primavera, en Europa se atrasan los relojes una hora, por lo que el anochecer se retrasa 60 minutos. Debido a esta circunstancia, unida a que las horas de luz van creciendo hasta el 21 de junio, a las 21 horas todavía hay luz diurna e incluso más tarde en los primeros días de junio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Esto representa un problema a la hora de establecer el momento de acostar a los niños en edad escolar, ya que habiendo tanta luz solar es complicado meterles en la cama. Sin embargo, debemos convencerlos de que necesitan un mínimo de horas de descanso para que puedan rendir en la escuela y completar su desarrollo de forma sana.

Los beneficios del sueño son muchos: se reponen energías, se repara el sistema inmunológico, se eliminan las toxinas acumuladas durante el día, incrementa la creatividad y el rendimiento escolar e influye positivamente en el bienestar general del niño.

Estas son razones suficientes para que procuremos que nuestros pequeños duerman las horas que necesitan. Para ello, debemos establecer una rutina diaria para que se vayan a la cama con el tiempo suficiente para descansar de acuerdo con su edad. Aunque cada niño es un mundo, los expertos aconsejan un número determinado de horas en función de su edad, que va descendiendo a medida que estos crecen.

Para establecer la hora de meterse en la cama, tendremos que tener en cuenta a qué hora se tienen que levantar para ir a la guardería o al colegio. A esa hora le restaremos el tiempo correspondiente que necesitan dormir y tendremos la hora de acostarlos.

Los expertos aconsejan que los niños de 5 años duerman más de 11 horas e ir descontando minutos según vayan cumpliendo años. A los 6 años hablaríamos de 11 horas. Unas 10 horas y media para niños entre 7 y 10 años y entre 9 y 10 horas a partir de los 11. Cuando llegan a la adolescencia ellos mismos van ajustando su reloj biológico a sus propias necesidades de sueño.

Es decir, si nuestro hijo de 5 años tiene que levantarse a las 7 de la mañana para ir al colegio, debería acostarse a las 8 de la tarde del día anterior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Hay que ser constantes en establecer siempre la misma hora para ir a dormir cuando al día siguiente tienen colegio, podemos hacer siempre la misma rutina, como contarles un cuento o cantar juntos una canción, para que asocie el momento de acostarse con algo deseable.

Procuraremos que cenen dos horas antes de acostarse y que no realicen actividades excitantes cuando se acerque la hora de dormir. Tampoco es aconsejable que vean la televisión o que jueguen a videojuegos. Es mucho mejor optar por la pintura, la lectura o escuchar música en los momentos previos a irse a dormir. Y muy importante, no utilizar nunca el “vete a la cama” como una forma de reñirles o castigarles, hay que hacer que el niño perciba el irse a la cama como algo positivo y necesario para su bienestar, nunca como algo negativo.

ADEMÁS... Descansar bien, fundamental en la infancia

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil