Cómo lavar bien las manos para no contraer enfermedades

¿Cuántas veces al día tienes que recordar a tu hijo que se lave las manos? Haces bien en insistir, porque este sencillo hábito le está protegiendo de muchas infecciones, aunque para que surta efecto es fundamental limpiarlas correctamente. Así es cómo y cuándo tiene que hacerlo.

Las bacterias, los virus, los hongos y parásitos están por todas partes, y ya sabemos lo complicado que resulta esquivarlos, sobre todo para los niños pequeños, cuyas manos no paran de tocarlo todo (se calcula que un niño en edad preescolar puede tocar hasta 30 superficies en una hora).

Estos microorganismos se transmiten muy fácilmente y de diferentes maneras, pero nuestros hijos son especialmente susceptibles de pillar un resfriado, la gripe, una conjuntivitis, una diarrea o incluso lombrices, simplemente tocando una superficie o un juguete contagiado y después llevándose las manos a los ojitos, la nariz o la boca. Sin embargo, existe “una vacuna casera” que puede esquivar estos gérmenes: el lavado de manos. Así lo recomienda la OMS y lo corroboran muchos estudios científicos, que confirman que el simple acto de lavarse las manos reduce el riesgo de contraer infecciones respiratorias entre un 16% y un 21% y reduce la incidencia de la diarrea en un 31%. Pero, eso sí, no vale hacerlo de cualquier manera. No vale mojarse un poco las manos y salir corriendo. Los pediatras te explican cómo hacerlo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Lavarse las manos sólo con agua?

Los microorganismos adheridos a la suciedad de las manos, como por ejemplo la de tierra o de grasa, no se eliminan solo con agua, se necesita jabón. Aún así el jabón normal que tenemos todos en casa tiene una capacidad antimicrobiana mínima, por lo que sólo acabará con los gérmenes de la piel por arrastre, es decir frotando. Los pediatras recomiendan usar el jabón líquido de baño porque en el de pastilla siempre se queda adherida la suciedad (luego habría que limpiarla bien). Si, por ejemplo, sabes con certeza que tu hijo ha entrado en contacto con algún otro niño que estaba infectado, entonces es mejor utilizar un jabón antiséptico que contenga alcohol.

¿Y geles y toallitas?

Son muy útiles, pero como alternativa, siempre que estemos fuera de casa (niños más mayores lo pueden llevar al colegio) y no tengamos jabón a mano. Siempre que no haya suciedad visible se pueden usar, pero no se ha comprobado que sean más eficaces que el jabón. Además, se recomienda usar geles con al menos un 60% de alcohol, ya que la capacidad antiséptica será lo que les haga efectivos.

Pautas para lavar las manos y que sea efectivo

  1. Tiene que utilizar siempre agua templada para humedecer las manos (la caliente no está demostrado que sea más eficaz contra las bacterias) y repartir bien el jabón por toda la mano, dedos y debajo de las uñas.
  2. A continuación tiene que frotarse las manos entrelazando los dedos sin dejarse un rincón de piel sin frotar. Hay que frotarse primero palma con palma. Después con dedos entrelazados colocar la mano derecha sobre dorso izquierdo y viceversa, luego con las palmas restregar ambos lados de ambas manos -la parte trasera-, las muñecas y entre los dedos, frotando circularmente uno por uno, y alrededor de las uñas, que tendrá que restregar de forma rotativa contra las palmas.
  3. Este proceso tiene que durar al menos 20 segundos. Para que recuerde que tiene que invertir ese tiempo bajo el agua, puedes hacerle cantar una canción que dure esos segundos, por ejemplo la de cumpleaños feliz.
  4. Después, hay que aclarar las manos y secarlas con una toalla limpia. Si no es tu casa, mejor siempre utilizar papel de usar y tirar. Es importante secarlas bien porque las manos mojadas transmiten más rápidamente los microorganismos.
  5. Hay que hacerlo al menos 5 veces al día (antes de comer, después de ir al lavabo, de tocar mascotas, de jugar al aire libre, de sonarse o toser o cuando se tengan las manos sucias).
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Salud infantil