Cómo elegir (bien) el número de zapatos del niño

¿Conoces la talla de calzado que realmente usa tu hijo? ¿Cómo saber si le quedan bien los zapatos y cada cuánto hay que cambiarle de número?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Sabías que casi dos tercios de los niños usan zapatos más pequeños que los que necesitan? ¿Y que esto puede causar deformidades serias e irreversibles en los pies? Una encuesta realiza por blitzresults.com, entre 2.109 padres revela que solo uno de cada tres niños lleva la talla correcta. El 65% lleva zapatos demasiado pequeños. De ellos, un 47% lleva una talla más pequeña de calzado y un 18% hasta dos menos.

Llevar los zapatos pequeños y ajustados en plena fase de crecimiento puede originar una deformidad en el pie denominada hallux valgus, aunque seguramente lo conocerás como "juanete" (el dedo gordo se inclina hacia adentro y aparece un bulto debajo). Aunque parezca increíble, según otro estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud, casi el 30% de los niños tenían deformidades irreversibles de este tipo en los pies.

Consejos para acertar con sus zapatos

Para acertar en la compra de su calzado conviene que tengas en cuenta estos tips.

  • Ambos pies nunca son iguales (a veces, hay hasta medio número de diferencia). Averigua cuál es el que tiene tu hijo más grande y básate en él al probarle los zapatos nuevos.
  • No compres sin probar, las tallas de zapatos no están estandarizadas y pueden variar de un fabricante a otro.
  • Para que el niño pueda andar y correr y que sus pies estén cómodos necesita que sus zapatos tengan un espacio adicional de 1,27cm (aproximadamente el espacio de uno de tus dedos).
  • Un niño en crecimiento puede cambiar de número de pie cada dos meses. Sería conveniente comprobar de forma periódica, teniendo en cuenta este plazo, si los zapatos siguen siendo adecuados para él.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    En este enlace puedes encontrar más consejos útiles sobre cómo acertar con la talla de los zapatos del niño.

    Trucos que utilizan los papás, pero que pueden llevar a error

    • Poner la suela del zapato, pegada a la planta del pie para ver si coinciden. Error. El zapato en la parte exterior no mide como en el interior. Y además así no se valora lo que ocupa el forro, las costuras, etc. Si el establecimiento tiene sistema de medición es mejor usarlo.
    • Presionar la punta del zapato para saber hasta dónde llega el pie. Pero muchos niños levantan el pie y encogen los dedos de forma instintiva cuando notan la presión. Mejor pon la mano en el empeine para que no suba los dedos y después comprueba el espacio que queda para el crecimiento.
    • No uses la plantilla del antiguo zapato para ver si encaja en el nuevo. Mejor saca la plantilla del nuevo y pon al niño sobre ella. Si queda un poco más de un centímetro por delante y medio centímetro por detrás, el zapato es correcto.
      Publicidad - Sigue leyendo debajo
      Más de Salud infantil