Dulces típicos de la Navidad que pueden amargaros las fiestas

Son deliciosos, pero por su textura, dureza y contenido en azúcares, algunos dulces navideños... son muy poco recomendables.

Los dulces navideños son deliciosos y están presentes en todas las casas. Si vas con los niños de visita a casa de tíos, abuelos y amigos es fácil que os ofrezcan deliciosas bandejas llenas de ellos. Sin embargo, hay que limitar el consumo de algunos de ellos (y no solo por su capacidad para aumentar el peso), sino porque durante estas fechas hay que cuidar con esmero la higiene bucal de niños y mayores (de forma especial si portan aparatos de ortodoncia).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por su alto contenido en azúcares, por su dureza y por la posibilidad de romper una pieza dental, deteriorar un empaste o aparato de ortodoncia, por su textura pegajosa y su facilidad para quedar adheridos a los dientes, como indica la Dra. Curull, de la Clínica Curull salud y estética dental, se recomienda a niños (con y sin aparato) y a adultos reducir el consumo de:

Fruta escarchada. Su contenido en azúcar puede alcanzar el 80% de la composición del producto. Además por su textura se pega a los dientes favoreciendo las caries.
Turrón duro, salvo que se tome en trocitos muy pequeños (por su facilidad para fracturar una pieza dental).
Turrón blando: los pequeños trozos se quedan entre los dientes y a menos que se incida en los espacios interdentales, a un niño le dificulta mucho la limpieza dental.
Turrón de chocolate: es el que mayor contenido de azúcar tiene. Si es posible, hazlo tú en casa para controlar este ingrediente.
Guirlache: por la dureza de este dulce de caramelo y almendra resulta un gran peligro para los dientes (sobre todo si son de leche).
Chocolate a la taza: las bebidas muy calientes pueden hacer aumentar la sensibilidad dental. Además, si le vas a dar al niño un chocolate, procura que después se enjuague bien o tome un vaso de agua para eliminar restos de la lengua.
Peladillas y frutos secos garrapiñados. La peor combinación: azúcar y máxima dureza. Estos dulces deberían ser chupados, pero terminan partiéndose con las muelas. Son perfectos para destrozar el aparato de ortodoncia.

Mantener las buenas costumbres

Es preferible tomar los dulces de una sola vez, por ejemplo al final de la comida o cena, en vez de estar toda la tarde picando de ellos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Estar de vacaciones o disfrutar de la Navidad no implica que se olvide la rutina diaria de higiene bucal. No permitas que el niño se acueste sin lavarse los dientes, aunque la situación ideal es que se cepille, durante tres minutos, después de cada comida.

Si vais a dormir fuera de casa y se ha olvidado el cepillo de dientes ofrécele un chicle sin azúcar (si tiene edad para masticarlo) y retíraselo en un par de minutos. Si se trata de un niño pequeño puedes limpiarle los dientes con un paño mojado en agua tibia. Enróllalo en tu dedo y pásaselo, sobre todo por la zona más cercana a las encías.

Publicidad - Sigue leyendo debajo