¡Hoy celebramos el Día Mundial de la Salud!

En una fecha como hoy conviene recordar algunos hábitos recomendados para llevar una vida familiar más saludable: deporte, dieta equilibrada…

Cada 7 de abril, desde 1948, se celebra el Día Mundial de la Salud, fecha que se estableció para conmemorar la fundación de la Organización Mundial de la Salud. En este día es importante recordar algunas pautas para mejorar la salud y el bienestar de toda la familia.

Una dieta equilibrada

De sobra es conocida la importancia de llevar una dieta sana y equilibrada. Vete introduciendo, poco a poco, más fruta y verdura en su alimentación. Su gusto es cambiante, por lo que irá aceptando nuevos sabores y texturas. Además seguir unos hábitos alimenticios ayuda a que el cuerpo se adapte a una rutina saludable:

  • Conviene fijar unos horarios de comidas para acostumbrar al cuerpo y evitar que se tenga hambre incontrolada entre horas.
  • Si planeáis las comidas con antelación seguramente lograréis que sean más equilibradas y completas.
  • Para los peques es importante que compartáis, al menos, una comida con ellos. Además si os ven comiendo seguramente imitarán vuestra conducta.
  • Echadle imaginación y cread platos divertidos. Si les entra por la vista se lo comen con más ganas.

    Hacer deporte

    Los peques cada vez tienen conductas más sedentarias. Los dispositivos electrónicos hacen que pasen más tiempo de lo recomendable enfrente de una pantalla. Es importante inculcarles hábitos de actividad física, ya que les ayuda en su crecimiento y desarrollo. Además esto no implica hacer deporte puro y duro, jugar en la calle o pasear también cuenta.

    Toda actividad física aporta grandes beneficios en la salud, incluso puede conllevar una mejora en su rendimiento escolar o en su estado de ánimo.

    No hagáis que se convierta en una obligación, han de divertirse y hacer lo que les gusta.

    Otra opción es organizar planes familiares al aire libre: excursiones, senderismo… ¡disfruta con ellos, estrecha el vínculo y genera un buen recuerdo!

    Una buena hidratación

    No olvidemos que hay que beber mucha agua, incluso cuando no se tiene sed.

    Es recomendable ofrecer a los más peques agua, leche o zumos naturales, dejando a un lado los refrescos o bebidas azucaradas.

    Conductas higiénicas

    Educar a nuestros pequeños en determinadas conductas higiénicas también es relevante. Por ejemplo, debemos explicar la importancia de lavarse las manos ya que previene enfermedades.

    Otro ejemplo es el de acostumbrarle a cepillarse los dientes después de cada comida o, al menos, tres veces al día. Esto no implica simplemente tener los dientes limpios sino mejorar la salud bucodental porque la placa puede provocar infecciones.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Salud infantil