“Guías Alimentarias para la Población Española”

La tradicional pirámide de alimentación saludable ahora incluye variaciones como la inclusión de la práctica de deporte o el equilibrio emocional. Aquí te lo contamos.

La Pirámide de la Alimentación Saludable ha tomado protagonismo en las nuevas Guías Alimentarias para la Población Española elaboradas por la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC). Ha contado a su vez con la colaboración de más de 100 expertos en alimentación y salud pública, y han sido publicadas recientemente en un número especial de la revista científica ‘Nutrición Hospitalaria’.

Estas Guías suponen una actualización de la edición de 2001 e incluyen las nuevas recomendaciones alimentarias desde el punto de vista técnico, respaldadas por la mejor evidencia científica disponible. Para llevar a cabo dicha actualización, el grupo de expertos ha revisado durante varios años la evidencia científica disponible en cada uno de los aspectos considerados.

Además de revisar el conocimiento científico sobre alimentos y nutrientes, han tenido en consideración los problemas de salud más frecuentes, los hábitos alimentarios, usos y costumbres de la población española, los niveles de práctica de actividad física y sedentarismo, así como el actual contexto socioeconómico y cultural.

La presentación de este nuevo gráfico de alimentación saludable busca llegar a todos los hogares y centros educativos para fomentar la inculcación de buenos hábitos en las familias españolas. Se trata de una herramienta de educación nutricional y de promoción de la salud de gran utilidad para trasladar a profesionales y a la sociedad en general una serie de recomendaciones que puedan facilitar la ingesta deseable de alimentos, mediante mensajes claros y asequibles.

Estas recomendaciones van dirigidas a la población general sana, de lo contrario se necesitarían ajustes concretos de la cantidad, utilización de suplementos, alimentos especiales o asistencia nutricional.

Además incluyen aspectos como la prevalencia de los productos de temporada y el respeto por el medio ambiente, así como la importancia de dedicar tiempo y atención a la compra de alimentos: valorar la información del etiquetado…

Por último,algunas de las novedades incluidas en estas Guías son la necesidad de realizar actividad física diaria de, al menos, 60 minutos, y controlar el equilibrio emocional, ya que está claro que no compramos ni cocinamos igual cuando estamos tristes o cansados. También añaden un banderín que incluye, por primera vez, los suplementos nutricionales, una opción que debe ser analizada de forma individual por parte de profesionales de la salud.

Aprovechemos estas recomendaciones para crear hábitos saludables en nuestros pequeños para que así imiten estas conductas cuando sean mayores: ejercicio, dieta equilibrada y una correcta hidratación. Compartir el momento de la comida en familia puede ayudar a nuestros pequeños a poner menos problemas a la hora de ingerir ciertos alimentos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil