No a las pantallas, sí al deporte

El sedentarismo cada vez está más arraigado entre los más pequeños. Esto se debe, en parte, al uso de los dispositivos electrónicos. Así lo demuestra el nuevo estudio científico ANIBES.

Los niños cada vez pasan más tiempo frente a las pantallas de los distintos dispositivos electrónicos, lo que provoca que cada vez sean menos activos.

Así lo ha constatado la investigación Sedentarismo en niños y adolescentes españoles: resultados del estudio científico ANIBES publicada recientemente en la revista científica internacional BMC Public Health.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Dentro del estudio se aprecian datos antropométricos, ingesta de macronutrientes y micronutrientes y sus fuentes, así como el nivel de actividad física y datos socioeconómicos de la población, que ha sido coordinado por la Fundación Española de Nutrición (FEN).

Se centran en la descripción de los hábitos de sedentarismo de los niños y jóvenes de entre 9 a 17 años. El informe señala que la Academia Americana de Pediatría recomienda que los niños no pasen más de dos horas al día delante de una pantalla, cosa que se incumple por la mayoría especialmente entre los adolescentes.

Para ser más concretos, el estudio recoge que el 38,5% del grupo de los niños y el 60% del grupo de adolescentes pasaba más tiempo de lo recomendado frente a una pantalla, ascendiendo a un 82,25% y del 85,8% respectivamente los fines de semana.

Estos hábitos llevan a los jóvenes a no practicar el deporte mínimo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En concreto un 55,4 % de los menores no realizan al menos los 60 minutos de actividad física aconsejados. Recordemos una vez más que no solo ayuda a controlar el peso sino que fomenta su óptimo desarrollo tanto físico como cognitivo.

Los padres jugamos un papel determinante a la hora de frenar estos hábitos sedentarios de nuestros hijos. Hemos de fomentar que practiquen cualquier tipo de actividad física desde que son pequeños para que adquieran rutinas sanas que aporten beneficios a su crecimiento. ¿Por qué no comenzar por desplazarse al colegio de forma activa: andando, en bicicleta…?

Otro paso puede ser el que no dispongan de televisión, consola u ordenadores en sus propios dormitorios. El 30% de los niños del estudio contaban con estos dispositivos en sus habitaciones, lo que incentiva el uso de las nuevas tecnologías.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil