Buenos hábitos

Buenos hábitos

No existe tratamiento farmacológico para la astenia primaveral. Según los especialistas, la mejor manera de combatirla es mantener unos hábitos saludables. Para ello es importante que revises su alimentación, además de crear una rutina de comida y sueño. Tu hijo debe seguir estas pautas:

Publicidad - Sigue leyendo debajo
  • Realizar ejercicio físico todos los días. Esto le ayudará a estar de buen humor y a comer y dormir mejor. Se aconsejan deportes al aire libre (correr, montar en bicicleta, jugar al balón), ya que “el sol y el aire mejoran el estado de ánimo”, explica el pediatra Óscar Espinoza.
  • Establecer una rutina de sueño. Mantén unos horarios regulares para que se acostumbre a dormir a ciertas horas y respétalos. “Hay que dejar que duerma lo que quiera, incluso hasta trece horas”, aconseja Espinoza.
  • Evitar los periodos largos de ayuno. Si está muchas horas sin comer le invadirá el agotamiento. “Es necesario, más que nunca, mantener unos horarios regulares y que coma cada tres o cuatro horas”, aconseja Magda Carlas, médico nutricionista del Departamento de Nutrición de la Clínica Eugin, en Barcelona.
  • Seguir un menú que sea variado y completo. Es importante variarle cada día el menú para que no se aburra y para enriquecer su dieta. A diario debe tomar frutas, verduras, lácteos y alimentos proteicos (carnes, pescado, huevo).

    Además, cada comida debe incluir carbohidratos complejos; es decir, pan, cereales, pasta o arroz, ya que proporcionan una energía duradera y unos niveles de glucosa óptimos durante más tiempo. Por ejemplo, en el desayuno puede tomar cereales; en la comida, pasta o arroz; en la merienda, pan, y en la cena, patata. Y si son integrales, mejor (siempre que esté acostumbrado a tomar fibra, pues de lo contrario puede soltarle la tripa).

  • Hacer que el niño mantenga una buena hidratación. Debe beber abundante líquido a diario. Ofrécele agua y zumos naturales con frecuencia y no olvides los lácteos (leche, yogur, queso, batidos, etc.): además de ser necesarios para su crecimiento, mejoran los síntomas de la astenia. Según Óscar Espinoza, “contienen ingredientes que actúan en el sistema nervioso haciendo que disminuya la tristeza”.
  • Evitar las comidas copiosas y también las grasas. “Una comida muy abundante produce una digestión más lenta y pesada, aunque sean platos suaves”, dice la nutricionista. Lo mejor es que cocines alimentos frescos y que evites los precocinados, las conservas, las salsas y el exceso de aceite.

    Los rebozados puedes hacerlos al horno si tienen poco grosor, así resultan más ligeros. Una digestión larga puede provocar cierta sensación de fatiga y somnolencia. Y las golosinas, refrescos, etc., cuanto menos mejor, ya que le quitan el apetito de comidas más nutritivas.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Salud infantil