¿Qué hacer si tu hijo es alérgico al polen?

Con motivo de la Semanal Mundial de la Alergia, os contamos algunos consejos de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica para proteger a los peques que tienen alergia al polen.

La polinosis o alergia al polen se manifiesta en forma de rinitis, conjuntivitis y asma.

El Grupo de Trabajo de Alergia Respiratoria de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica ha elaborado un Decálogo de Consejos para ayudarte a actuar en caso de que tu pequeño tenga alergia al polen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Algunas de las recomendaciones que incluyen en el texto son: no ir a zonas con abundante vegetación entre marzo y mayo y evitar los espacios con césped.

Además, es importante mantener el máximo tiempo posible las ventanas de la habitación del pequeño cerradas, sobre todo por la noche. Asimismo, debemos quitar aquellos objetos que acumulen polvo, como las alfombras y los peluches.

Cuando salgáis a la calle, proteged sus ojos con gafas de sol, sobre todo en caso de que sufra conjuntivitis estacional. No olvides meter en su mochila los broncodilatadores o antihistamínicos que le haya prescrito el médico, por si presentan síntomas de alergia.

Y, por supuesto, si veis que los síntomas son fuertes o persisten, no dudéis en acudir a vuestro alergólogo.

Además, en estos días (del 4 al 10 de abril) se celebra la Semana Mundial de la Alergia. Por eso hay que remarcar en estas fechas el problema del cambio climático, que va ligado al aumento de casos de alergia al polen en los más pequeños.

Uno de cada cinco niños de entre 13 y 14 años en todo el mundo sufre alergia al polen, según el Estudio Internacional de Asma y Alergia en la Infancia (ISAAC), aunque cada vez se dan más casos en niñosdesde 3 años.

La Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) achaca este problema al aumento de las temperaturas medias, que hace que se alarguen y se intensifiquen las épocas de polinización.

Y, según un estudio español publicado en marzo en la revista Environmental Monitoring and Assessment, las mayores concentraciones de polen se registran entre febrero y junio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil