¿Por qué es importante llevar unos hábitos de vida saludables?

Inculcar a nuestros hijos desde que son pequeños un estilo de vida saludable (alimentación, deporte...) es imprescindible para evitar posibles problemas de salud en el futuro.

Todos conocemos la importancia de llevar un estilo de vida saludable: hacer deporte, mantener una dieta completa y equilibrada, descansar lo necesario, etc. Por eso es esencial inculcar a nuestros pequeños estos buenos hábitos.

Los primeros años de la vida son los que marcan posibles enfermedades que podamos padecer en edad adulta. Hasta los 3 años se fijan hábitos nutricionales que luego se mantienen durante la infancia. Es importante mantener la lactancia materna hasta los primeros 6 meses para después ir incorporando poco a poco a la dieta los distintos alimentos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sin embargo, el problema de la obesidad infantil y juvenil en España, y en el mundo desarrollado en general, sigue siendo preocupante, y lo peor es que no somos conscientes de las repercusiones en la salud que derivan de esta situación.

Con hábitos de alimentación saludables y la actividad física regular también se puede ayudar a prevenir y evitar complicaciones en otro tipo de enfermedades, como la diabetes, las cardiovasculares (por alteraciones en los niveles de colesterol) y alergias alimentarias, entre otras.

Todos estos datos e información están recogidos en el Libro Blanco de la Nutrición Infantil en España, que acaba de editar Cátedra Ordesa de Nutrición Infantil, conjuntamente con la Asociación Española de Pediatría (AEP), la Fundación Española de Nutrición (FEN) y el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF).

¿Cuál es la alimentación idónea en la infancia?

El Libro Blanco de la Nutrición Infantil en España recoge algunas de las principales ideas sobre las que se asienta una buena nutrición.

La dieta de los peques ha de ser rica en cereales, verduras, frutas, legumbres, pescado y aceite de oliva. Por el contrario, se debe evitar una alimentación rica en grasas saturadas, azúcares refinados, bebidas azucaradas, snacks y con horarios desordenados.

Otras recomendaciones básicas son hacer cinco comidas al día, practicar deporte una hora al día y dormir unas ocho horas diarias.

Algunos de los errores más frecuentes que cometemos los padres son darles en exceso carnes y embutidos, recurrir a la bollería, no acostumbrarles a beber agua a menudo, posiblemente un tamaño excesivo de las raciones, no hacer el desayuno adecuado…

Pero nunca es tarde para corregir estos hábitos indeseables y encaminar a los peques hacia un estilo de vida saludable.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil