Averigua si tu hijo ve bien

Los problemas visuales son responsables de cerca del 30% del fracaso escolar. Asegúrate de que tu hijo no sufre ninguno llevándolo a la revisión oftalmológica, sobre todo si notas síntomas sospechosos.

Aunque los pediatras recomiendan una visita anual al oftalmólogo desde los 3 años, la realidad es que la mayoría de los niños de 5 años aún no se han realizado su primera revisión visual. Si el tuyo es uno de ellos, no esperes más para llevarle al médico. Detectar pronto cualquier problema visual es importante para prevenir retrasos en el cole. Piensa que si tu hijo ve mal, no sabrá lo que es una visión óptima y puede que no se queje. Sois los adultos, en el colegio y en casa, los que tenéis que observar si hay algún síntoma anómalo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ojo a estos síntomas

Los defectos visuales más comunes en niños son la ambliopía (ojo vago), miopía (visión borrosa de lejos), hipermetropía (mayores síntomas en cerca), estrabismo (desvía un ojo) y astigmatismo (visión borrosa de lejos y de cerca y fotofobia). Atención si...
• Frunce el ceño y entorna los ojos para enfocar de lejos.
• Se acerca mucho a los libros, al ordenador o a la televisión.
• Se cansa rápido cuando lee o escribe; lagrimea; no se concentra.
• Tropieza, se le caen las cosas...
• Le molesta mucho la luz.
• Cierra un ojo para mirar.
• Picor, párpados enrojecidos...
• Frecuentes dolores de cabeza.

Hazle estas pruebas

Cualquiera de los síntomas anteriores indica que algo no va bien. Hazle estas pruebas en casa para tantear cómo puede ver:
• Dibuja una E grande, ponla en cuatro posiciones y pregunta a tu hijo, situado a 3 metros, hacia dónde salen las “patitas” de la E.
• Pídele que se tape un ojo, sin apretar, y dibuje un círculo. Debe hacerlo igual tapándose el otro.
• Con un ojo tapado, pídele que deletree el título de algunos libros de su estantería, a 3 metros. Luego con el otro. Si tiene algún problema se pondrá nervioso o entornará el ojo que tiene destapado.

Si necesita gafas...

Los defectos refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo) se suelen corregir con lentes graduadas. Y la ambliopía y el estrabismo, con terapias visuales. El especialista lo determinará. A ti te tocará elegir con él unas gafas bonitas y enseñarle argumentos y frases positivas para que el hecho de llevarlas no mine su autoestima.

Por su salud visual

Para prevenir la aparición de problemas visuales en tu hijo, ¿qué hacer?
• Llévale a revisiones anuales con el optometrista y el oftalmólogo.
• Vigila que alterne tareas de lejos y de cerca para evitar la fatiga visual.
• No le dejes ver la tele en un cuarto a oscuras ni a menos de 1,5 metros.
• Comprueba que tiene una buena iluminación, que no le haga sombra, para dibujar, escribir o leer.
• Vigila sus posturas al hacer tareas de cerca. Corrígele y fíjate en indicios como leer inclinado, taparse un ojo...
• Dile que no debe frotarse los ojos con fuerza. Ni con las manos sucias.
• La nutrición y la hidratación son importantes para el desarrollo visual. No debe faltarle vitamina A (lácteos, vegetales de hoja verde, zanahoria, calabaza, aceites y pescado).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¡Qué oportuno!

La Fundación Alain Afflelou realiza cada otoño la “Campaña de Salud Visual contra el Fracaso Escolar”. Si estáis a tiempo (hasta el 31 de octubre), id a uno de sus 300 establecimientos para que le hagan a tu hijo una revisión gratis y le regalen unas gafas graduadas si las necesita. El año pasado hicieron 15.945 revisiones y regalaron 10.795 gafas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil