Un aliado contra los piojos

Ahora que el problema de los piojos está a la orden del día, viene bien conocer un remedio natural que se utiliza cada vez más para prevenir su aparición: el aceite de árbol de té.

Este aceite procede del árbol australiano ‘Malaleuca alternifolia’ y desprende un fuerte olor. Se utiliza siempre de forma tópica, ya que es tóxico por ingestión.

Muchas propiedades

Entre sus muchas virtudes destacan sus propiedades antisépticas (actúa contra virus, bacterias y hongos), es antiinflamatorio, cicatrizante, calmante y antiparasitario. Eso sí, ten en cuenta que en pieles delicadas debe utilizarse siempre diluido y que no es apto para embarazadas ni recién nacidos, aunque en bajas concentraciones ayuda a eliminar la costra láctea (desde el tercer mes).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Prevenir el contagio de piojos

Sin embargo, por lo que es más conocido actualmente es por su efecto antipiojos. Para prevenir el contagio debes poner una gota tras cada oreja y en la nuca del niño o mezclar 4 gotas con la dosis de champú habitual.

Cuando ya se ha producido la infestación, hay que aplicarlo diluido, dejar actuar 20 minutos, lavar y pasar la liendrera impregnada en el aceite.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil